Noticias Sociedad

A pesar de que seguirán trabajando, los gimnasios temen que los cierren si la segunda ola crece

En el sector de los gimnasios sudaron frío al escuchar las nuevas restricciones que lanzó el Gobierno para contener el coronavirus, las cuales empiezan este viernes. Clarín habló con varias personas del sector, quienes aseguran que si bien respiran aliviados porque no los cerraron, aún temen que finalizada esta nueva etapa de tres semanas, si los casos de Covid suben, las medidas sean aún más estrictas y compliquen aún más a sus negocios.

Los gimnasios fueron uno de los rubros más castigados por la cuarentena del año pasado: estuvieron ocho meses cerrados. Y cuando por fin pudieron abrir sus puertas y retomar la actividad, lo hicieron con foro limitado y con un montón de protocolos que significó para sus dueños una inversión grande.

Adrián Stoll, vicepresidente de la Cámara de Gimnasio de Argentina, sostuvo que las restricciones no los afectan tanto. “En Capital quedamos tal cual veníamos trabajando. Había una duda con respecto al horario de apertura. Porque se dijo en un principio que iba ser a partir de las diez. Pero después nos confirmaron que eso rige para los comercios. Nosotros en Capital vamos a mantener el horario de siete a once, con un 30% de aforo”.

Stoll también aseguró que hay una diferencia entre los gimnasios  y las  actividades deportivas en espacio cerrados, que fueron prohibidas. “Es un error. Nosotros estamos considerados ahora casi como una actividad esencial. Los deportes en en espacios cerrados son otra cosa”.

Pablo Speroni, de la Unión de Gimnasios de Argentina, aseguró que “la gente está dando cuenta que nosotros no somos una actividad recreativa. Somos parte del sistema de salud. Esta probado que la gente que se ejercita atraviesa mejor esta enfermedad. Además, hacer ejercicio también ayuda a paliar la angustia que desata esta pandemia”.

Speroni también contó que el aforo del 30% es para todo el país.”Vamos tener problema en la Provincia de Buenos Aires, donde el horario de apertura es hasta las 20. Tenés que tener en cuenta que para nosotros el horario pico, donde más trabajamos, es entre las seis de la tarde y las diez de la noche. Y nos cerrás a las ocho, nos hace daño”.

Y aseguro que van pedir a los municipios una hora más para trabajar. “Queremos extenderlo hasta las nueve. Sabemos que la situación es muy delicada. Por eso pedimos una hora más, nada más”. Speroni sostuvo que el diálogo con las autoridades tanto de Ciudad como de Provincia es bueno.

“Nosotros presentamos un protocolo que funcionó muy bien. Además en ningún momento nos relajamos. Seguimos manteniendo el aforo del 30% de la capacidad y a los clientes le pedimos una declaración jurada para entrar. El sistema de turnos funcionó muy bien. Ellos lo saben. Casi no hubo contagios de covid en los gimnasios. Eso demuestra lo bien que nos portamos”.

Otras fuentes del sector aseguran que para reabrir tuvieron que hacer muchas inversiones. “Imaginate que tuvimos que cambiar todos, los ventanales y el sistema ventilación porque nos pidieron cambiar diez veces por día el aire dentro de los gimnasios. Esos representa un gasto agregado muy importante”, comunicó a este diario el dueño de un gimnasio de zona norte.

Otras voces del sector mostraron mucha preocupación por lo que podría llegar a pasar a fines de abril. “Tenemos miedo que el Gobierno tome medidas más dudas. Y la verdad que no hay margen para nada. Estuvimos el año pasado ocho meses cerrados. Que fue una locura total. Ahora no podríamos aguantar ni quince días. Estamos en plan de supervivencia”, cuenta Franciso, el dueño de un gimnasio de Banfield.

Otros en cambio fueron mucho más duros en sus términos. “A mi me van a tener que venir a cerrar la gendarmería con tanques, porque no cierro nada”, advirtió Teto, dueño de un local de actividades físicas en el centro de la Ciudad. 

Ante un posible cierre, en el caso de que la actual estrategia de contención contra el Covid no funcione, referentes del sector aseguraron que tienen preparado un recurso de amparo. “Tenemos un caso testigo como el que ocurrió en Salta, donde la Corte de esa provincia falló a favor de los gimnasios para que permanecieran abiertos”, cuentan.

También criticaron la “campaña del miedo” que está haciendo el gobierno. “Eso genera que la gente tenga miedo no vaya a los gimnasios. Esos perjudica el negocio, que ya está bastante dañado”, expresan del sector.

GS

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta