Noticias

Admiradora de Mussolini y antieuropea: Giorgia Meloni, la favorita para gobernar Italia

Giorgia Meloni cerró su acto de campaña previo a la veda electoral de las elecciones de Italia. El próximo 25 de septiembre la líder ultraderechista podría convertirse en la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra, en medio de un clima tenso por la recesión.

La legisladora de 45 años es la preferida por los italianos según los últimos sondeos, algo que preocupa a Europa debido a sus ideas ultraconservadoras, entre las que destaca sus postura antieuropeísta en pos de un nacionalismo de otra época que pareciera volver.

Meloni es la presidenta del partido posfascista Hermanos de Italia y nunca ocultó su admiración por el exdictador Benito Mussolini, a quien consideró un “buen político”. Junto a sus socios políticos, la líder de derecha buscará capitalizar el descontento popular ligado a la profunda crisis económica de uno de los países más golpeados de Europa.

Giorgia Meloni 20220922
Giorgia Meloni.

Militante en la derecha posfascista desde la adolescencia, es miembro de la Cámara de Diputados desde el 2006 y fue una ferviente crítica del prestigioso economista y primer ministro saliente, Mario Draghi. El próximo domingo, en tanto, buscará acceder al máximo cargo en Italia con el apoyo de sus socios políticos, Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.

El giro de Italia hacia el neofascismo

Quién es Giorgia Meloni

“Soy italiana, soy cristiana”. Giorgia Meloni nació en Roma el 15 de enero de 1977. Desde los 15 años militó en partidos juveniles de extrema derecha, a los que consideró “su segunda familia”. Luego de trabajar como niñera y camarera, fue líder del sindicato Azione Studentesca, de fuerte impronta religiosa, y en 2006 obtuvo la credencial de periodista.

Ese mismo año fue mamá de su única hija. También fue elegida diputada y vicepresidenta de la Cámara de Representantes del Congreso italiano. Dos años más tarde, fue nombrada ministra de la Juventud en el gobierno de Silvio Berlusconi. “Soy Giorgia. Soy mujer, soy madre, soy italiana, soy cristiana. No me lo quitarán”, definió en un discurso que dio en 2019 y que la catapultó a la agenda pública.

Giorgia Meloni 20220922
En las legislativas de 2013 Meloni no llegó a obtener 2% de los votos. Casi 10 años después es la favorita a suceder a Mario Draghi.

Su vertiginoso ascenso a las altas esferas del poder se debe en gran parte a que fue la única que se opuso por 18 meses al gobierno de Mario Draghi, quien gobernó un país castigado por la pandemia de coronavirus y luego por la guerra en Ucrania. De esta manera, Meloni se posicionó como la alternativa frente al descontento de los italianos ante la acentuada crisis económica. 

Así fue como en los últimos diez años, logró interpretar las esperanzas frustradas de los italianos contra las “órdenes” de la Unión Europea, así como las protestas por el alto costo de la vida en Italia y la falta de futuro que obliga a los jóvenes a emigrar de uno de los países más “viejos” del mundo.

Tras la convocatoria a elecciones anticipadas en julio, la legisladora basó su campaña en su marco ideológico conservador y católico y nacionalista, presentado bajo el lema: “Dios, patria y familia”. En tanto, sus propuestas de gobierno giran en torno a sus ideas antiislamistas, antieuropeístas y en contra de la comunidad LGTB+.

Su coalición ultraderechista está conformada por la Liga de Matteo Salvini y la derecha moderada de Forza Italia de Silvio Berlusconi, que buscará lograr el domingo una victoria histórica, que según los últimos sondeos obtendrían con el 48% de los votos.

Su aclaración sobre Benito Mussolini

De cara a las elecciones del próximo domingo, en los últimos días circularon imágenes de Meloni a los 19 años, cuando declaraba su admiración por el exdictador Benito Mussolini: “Para mí fue un buen político. Todo lo que hizo, lo hizo por Italia”, explicó entonces. “No ha habido otros políticos como él en los últimos 50 años”, agregó.

No obstante, la líder del partido heredero del Movimiento Social Italiano (MSI), una formación neofascista fundada después de la Segunda Guerra Mundial por los simpatizantes de Mussolini, aclaró más adelante su vínculo con el fascismo, en medio de las fuertes críticas que recibió.

“La derecha italiana ha relegado al fascismo a la historia de hace décadas, condenando sin ambigüedades la privación de la democracia y las infames leyes antijudías”, consignó Meloni en un video publicado en agosto. Sin embargo, el emblema de su partido, Hermanos de Italia, porta la llama verde-blanco-roja, un símbolo inventado en 1946 por el grupo de veteranos fascistas que fundaron el MSI.

CD / ED

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta