Noticias

Alexei Navalni denuncia torturas en Rusia: “Me despiertan ocho veces por noche”

El opositor ruso Alexei Navalni, principal líder de la oposición en Rusia, denunció este jueves que es “torturado” en la colonia penitenciaria IK2, en la región de Vladimir, al oeste del país, y sus allegados han manifestado su preocupación por lo que consideran como “un agravamiento de su estado de salud”, ya que el dirigente sufre “fuertes dolores en la espalda y ha perdido la sensibilidad en una de sus piernas”.

La abogada de Navalni, Olga Mijailova, contó que el dirigente encarcelado le dijo que “lo despiertan hasta ocho veces por noche”, y luego lo llevan delante de una cámara “para ser filmado”. “Es una tortura, un abuso…” denunció Navalni en una queja que publicó en su web personal, indicando que de acuerdo al Ministerio de Justicia, a los prisioneros se les debe garantizar “sueño continuado de ocho horas”, tal como establecen además la Tercera Convención de Ginebra y la Convención Europea de Derechos Humanos, que consideran la privación del sueño como “una forma de tortura”.

“La pierna derecha prácticamente no puede moverla”, dijo la abogada de Navalni, pero las autoridades penitenciarias rusas han rechazado esos cargos y señalaron que el estado de salud del político opositor es “satisfactorio”.

“Considero que el deterioro de mi salud es un resultado directo de las acciones e inacciones de los funcionarios de la prisión, deliberadamente dirigidas a negarme la atención médica necesaria y a arruinar mi salud”, se lee en una carta de Navalni recogida por la agencia Bloomberg. El dirigente remarcó que lo que está viviendo en la prisión “es un abuso”.

Por otro lado, la oficina regional del servicio penitenciario ruso ha desvelado que Navalni y otros presos fueron sometidos el miércoles a una revisión médica y ha indicado que, según los resultados de la misma, el estado de salud del opositor “se evalúa como estable y satisfactorio”, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

Cárcel Navalni Rusia
La cárcel en la que está alojado Navalni, en Vladimir, al oeste de Rusia. 

Leonid Volkov, dirigente cercano al opositor, señaló que el miércoles se negó el acceso a la prisión a los abogados del opositor, lo cual también ha sido confirmado por la esposa de Navalni, y consideró esa circunstancia como “muy grave”.

“Estoy extremadamente preocupado por el fuerte deterioro de la salud de Navalni”, remarcó Volkov, quien dijo que ante los fuertes dolores que sufre en la espaldo y una pierna al dirigente “solo le suministraron ibuprofeno”. “Navalni es, como todo el mundo sabe, un preso personal, un rehén de Vladimir Putin”, afirmó Volkov, tildando al presidente ruso de “asesino loco y peligroso”.

“Putin es personalmente responsable de la salud de Navalni en la colonia de torturas de Pokrov”, señaló Volkov.
 

La prisión es conocida por las duras condiciones de aislamiento a las que son sometidos los presos. Sin embargo, la Defensoría del Pueblo ha matizado que no ha recibido queja alguna en relación con la situación de Navalni.Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha asegurado que el Gobierno no está pendiente de los informes sobre la salud del opositor. “No, no seguimos ni solicitamos ninguna información”, ha dicho en declaraciones a la prensa. Así, ha destacado que “es responsabilidad de las instituciones penitenciarias y no del Gobierno supervisar el estado de salud de los presos”.

Un tribunal ruso desestimó el lunes la demanda de Navalni sobre la supuesta negativa de las autoridades a investigar el envenenamiento que sufrió en agosto. El opositor había denunciado “la falta de acción” por parte del Comité de Investigación –policía federal rusa– ante su solicitud de impulsar una causa penal por envenenamiento.

Navalni fue detenido el 18 de enero a su llegada al aeropuerto de Moscú por incumplir la libertad condicional tras pasar meses en Alemania recuperándose de un envenenamiento -del que el destacado opositor culpa directamente a Putin-, a lo que ha sucedido la represión de protestas a su favor y la detención de miles de manifestantes.

DPA/AFP/HB

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta