Noticias Política

Aníbal Fernández otorgó un “premio” por productividad a los operarios de Río Turbio, aunque hace 10 años que no se produce nada

Hace una década que la mina de Río Turbio en Santa Cruz no produce ni un kilo de carbón al año de manera sistemática.

A pesar de esta realidad ineludible, el gremio de ATE negoció en abril con el actual interventor de YCRT, Aníbal Fernández, un bono “Premio” por productividad que se traduce en un plus salarial que en algunos empleados superaría el millón de pesos.

La Bonificación Anual Extraordinaria (BAE) fue implementada entre mediados de los años ’70 y los ’80, cuando la mina llegó a producir 1,2 millón de toneladas anuales. Pero aquellas épocas doradas han quedado muy atrás.

Durante la intervención del radical y ex candidato a diputado Omar Zeidán, en el gobierno de Mauricio Macri, el controvertido bono había sido dado de baja definitivamente.

Tradicionalmente representaba una cifra que, dependiendo del cargo y el promedio del volumen extraído anual, podía equivaler hasta 12 salarios. No está claro cómo se repartirán estos números en un tiempo en el que no se produce nada.

Por regla eran los salarios más bajos los que resultaban premiados con las 12 mensualidades extra, dice una fuente que trabajó en la minera.

 Yacimiento Río Turbio

Los sueldos de la empresa arrancan entre los $120 mil y los $240 mil pesos. Los medios rondan los $300 mil. Los jerárquicos van de los 400 mil a los 800 mil, está última la remuneración del interventor, indican voces locales.

Es decir, que aplicando la vieja normativa, algunos podrían obtener montos superiores al millón y medio de pesos gracias a este ítem.

El gremio definió como una “reconquista” sindical el regreso de la Bonificación Anual Extraordinaria (BAE) también conocida por Bono de Productividad.

Cuando estaba activo el bono era aprovechado por los “viejos”, como se dicen entre sí los mineros, para cambiar el auto por un 0KM o ir en familia de vacaciones a algún lugar lejano.

La última ocasión en que se logró extraer algo de material, pero con muchos problemas e interrupciones, fue entre noviembre de 2018 y octubre de 2019 a un promedio de 30 mil toneladas anuales.

En el medio hubo paros y numerosos conflictos laborales con ATE que dificultaban las jornadas. De manera que la actividad no pudo compararse con los años en que se promediaban 100 mil toneladas mensuales. Entonces la empresa alcanzaba los 5000 empleados y más de 50% eran de origen chileno.

La escasa producción impulsada por el gobierno de Macri se paró inmediatamente con la llegada del gobierno de Alberto Fernández al poder. Un paro puso punto final al esfuerzo. Desde entonces los trabajadores aguardan a que se realicen inversiones estructurales de fondo para poder sacar carbón, han repetido desde ATE.

Los operarios de la mina se dedican en la actualidad a recorrer los túneles y hacer tareas de mantenimiento, pudo averiguar este diario

Fernández asignó $720 millones para pagar el BAE, consignó la agencia API. En Río Turbio cuentan que Fernández vive permanentemente en Buenos Aires y que apenas conoce el pequeño poblado.

El otro comentario es que las cabañas que el actual Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, posee en la localidad están llenas con operarios de empresas que comenzaron a realizar trabajos en el sector.

El BAE será destinado entre mayo y junio a los salarios más “chicos” que oscilan entre los $152 mil y 230 mil pesos mensuales. Un total de 1306 agentes se encuentran en estas condiciones. Entre julio y septiembre le corresponderá a las demás. Se calcula que YCRT tiene más de 2000 empleados.

El presupuesto anual de la empresa minera supera los $7000 millones anuales, según datos del Instituto de Energía General Mosconi.

Por otra parte, el mes pasado se abrieron las licitaciones para obras complementarias en Central Térmica de Río Turbio. La misma en la que se gastaron USD 1700 millones y a la que todavía le faltan otros USD 250 millones para ser terminada, tal como informó Clarín.

Se trata de la primera licitación en aproximadamente 6 años destinada a realizar tareas menores en el centro energético. Desde el Kirchnerismo las definieron como “claves” para terminar el postergado proyecto capaz de generar en la teoría 240 MW alimentándose del carbón de la mina. Para mantener encendidos los dos módulos de la central se requieren un mínimo de 1,2 millones de toneladas de carbón anual. Una cifra imposible de lograr con los equipos que tiene hoy la empresa, dicen fuentes especializadas a este diario que realizaron auditorias en el anterior gobierno.

Se licitaron obras para cubrir completamente el enorme edificio de acopio ubicado junto al edificio principal de la usina. Le falta buena parte del techo y las paredes. Ofertaron Escarabajal Ingeniería SRL por $437.819.846,00, Metalúrgica Industrial $270.750.000,00 y Rafa SA $ 270.440.995,00.

También se licitó el “Portal de Acceso a la Central Térmica de Río Turbio”, el estacionamiento de vehículos livianos y la calle de acceso. Solo ofertó RAFA SA por $ 78.095.738,00.

En marzo Fernández y su equipo calificaron como un “hito” haber puesto en marcha la otra usina de Río Turbio de 21MW. Lo cierto es que esta central de menor tamaño fue recuperada por la intervención de Zeidán.

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta