Mundo Noticias

Cielos opacos y ciudades en alerta: el humo por los incendios se extiende por Estados Unidos

Los incendios forestales en el oeste de Estados Unidos, entre ellos uno que sigue vivo en Oregon y es actualmente el más grande del país, están opacando los cielos a distancias tan lejanas al este como Nueva York. El infierno de llamas en los bosques de varios estados arrojan columnas de humo y cenizas de hasta 10 kilómetros de alto.

Los cielos en la ciudad de Nueva York estaban brumosos el martes debido a los vientos que llegaban al este desde California, Oregon, Montana y otros estados de la costa del Pacífico.

Nueva York y varias regiones del este de Estados Unidos y de Canadá estaban el martes cubiertas por un velo gris y olor a humo.

Los servicios de protección del medio ambiente del estado de Nueva York emitieron una alerta sobre la calidad del aire para toda la jornada, como sucede cada vez que hay tasas de concentración de partículas finas superiores a 35 microgramos por metro cúbico.

El incendio Bootleg, en el estado de Oregon, es ahora uno de los más grandes. Foto: REUTERS

El incendio Bootleg, en el estado de Oregon, es ahora uno de los más grandes. Foto: REUTERS

El incendio Bootleg de Oregon se extendía a 1.595 kilómetros cuadrados, la mitad del área del estado de Rhode Island. De todos modos, por el momento su impacto no fue tan grande sobre la población.

Si el incendio se hubiera producido en zonas populosas de California “habría destruido miles de casas”, señaló James Johnston, investigador de la Facultad de Forestales de la Universidad Estatal de Oregon, y que investiga incendios históricos. “Pero está en una de las zonas más remotas”, aclaró.

Al menos 2.000 viviendas fueron evacuadas y 5.000 se vieron amenazadas por el incendio en algún momento.

Nueva York, bajo el humo de los incendios en el oeste del país. Foto: REUTERS

Nueva York, bajo el humo de los incendios en el oeste del país. Foto: REUTERS

El fuegoya devoró al menos 70 casas y más de 100 estructuras. Una densa humareda cubre la zona, donde residentes, fauna y flora han sufrido meses de sequía y un calor extremo. Pero no se registraron muertos.

También había incendios activos este miércoles en ambas partes de la Sierra Nevada en California.

En el condado Alpine, en los llamados Alpes de California, el incendio Tamarack obligó a desalojar varias poblaciones y se extendía 158 kilómetros cuadrados y seguía avanzando.

El incendio Dixie -que está cerca de la localidad de Paradise, que en 2018 se vio devastada por las llamas- abarcaba más de 163 kilómetros cuadrados y amenazaba pequeñas comunidades en la región de Feather River Valley.

Decenas de incendios siguen activos en los estados de California, Oregon y Nevada, en el oeste de EE.UU. Foto: REUTERS

Decenas de incendios siguen activos en los estados de California, Oregon y Nevada, en el oeste de EE.UU. Foto: REUTERS

El humo en la costa oeste recordaba lo sucedido el año pasado, cuando hubo varios incendios grandes en Oregon, la peor temporada de siniestros para el estado en lo que se tiene memoria y con humo que impactó la calidad del aire a varios miles de kilómetros de distancia.

“Estamos viendo muchos incendios que producen tremendas cantidades de humo y para cuando llega al este del país, donde por lo general se dispersa, ya hay demasiado humo en la atmósfera por todos estos incendios y eso todavía es muy denso”, explicó David Lawrence, del Servicio Nacional de Meteorología.

“En los últimos dos años, hemos visto este fenómeno”, remarcó.

Calor, sequía y vientos: el cóctel que desató los incendios forestales en Estados Unidos. Foto: AFP

Calor, sequía y vientos: el cóctel que desató los incendios forestales en Estados Unidos. Foto: AFP

Perder todo

Tony Galvez huyó del incendio Tamarack en California el martes junto con su hija y poco tiempo después se enteró que su casa quedó reducida a cenizas.

“Perdí toda mi vida, todo lo que tenía. Los niños es lo que importa”, dijo mientras recibía llamadas de familiares.

El incendio de Oregon arrasó la parte sur del estado y se ha expandido hasta 6 km por día, avivado por los vientos y la fuerte sequía que convirtieron a los árboles y maleza en un polvorín.

En Ontario, la provincia más poblada de Canadá, más de 2.000 personas fueron evacuadas estos últimos días, en medio de más de 200 incendios activos allí y en la vecina provincia de Manitoba, según las autoridades.

Fuente: AP y EFE

CB

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta