Noticias Sociedad

Clima y Covid: tras un otoño ideal para el aire libre, cómo será el invierno en el que habrá que evitar lugares cerrados

Abril estuvo dominado por un patrón de circulación semiestacionado que favoreció condiciones de bloqueo y generó persistentes temperaturas más benévolas de lo normal. A nivel país, se posicionó como el tercero más cálido desde 1961.

Estas condiciones climáticas facilitaron el desarrollo de actividades al aire libre para evitar la propagación del coronavirus. Pero la llegada de los primeros fríos invertirá la ecuación. Ya lo advirtió el ministro de salud porteño, Fernán Quirós, al pedir que se mantengan los cuidados y protocolos en espacios cerrados. “Las temperaturas impactan negativamente en las curvas porque cuando son bajas, la gente tiende a encontrarse más en lugares calefaccionados y sin ventilación”, le dijo a este diario.

Se espera el comienzo de un invierno con el frío habitual. El pronóstico climático trimestral del servicio meteorológico (SMN) prevé mayor probabilidad de ocurrencia de temperaturas medias (un promedio entre la mínima y máxima que se calcula promediando temperaturas en cuatro horarios principales: 3, 9, 15, 21) durante mayo, junio y julio. En la zona central del país, la temperatura media oscila entre 8 y 10 grados.

La meteoróloga Nadia Zyncenko explica que el parámetro se obtiene a partir de la suma del valor de las temperaturas que se toman durante el día, semana o mes divididas por la cantidad de tiempo. Por ejemplo, en mayo la media en la Ciudad de Buenos Aires es de 14.6°C, la máxima media,19.3, y la mínima media, 10.7.

Abril fue el más cálido desde 1961 y favoreció el uso de espacios al aire libre, ideales para minimizar los riesgos de contagios de coronavirus. El invierno se anticipa con las temperaturas habituales. Foto: Germán García Adrasti

Abril fue el más cálido desde 1961 y favoreció el uso de espacios al aire libre, ideales para minimizar los riesgos de contagios de coronavirus. El invierno se anticipa con las temperaturas habituales. Foto: Germán García Adrasti

¿Qué va a pasar entonces con las temperaturas? Según el informe, es probable que haya un trimestre más cálido de lo normal sobre las provincias de Patagonia; mientras que condiciones entre normal o más frías de lo corriente se ven favorecidas sobre la región de Cuyo. En el resto del centro y norte de Argentina, se espera un trimestre con temperaturas dentro del rango habitual.

Sin embargo, especialistas consultados sugieren mantenerse informados con los pronósticos de menos escala, diaria y semanal, y a través del sistema de alerta temprana y de advertencia por fenómenos adversos. ¿Por qué? Si bien el informe representa una herramienta de gran utilidad para la toma de decisión a mediano y largo plazo, no brinda detalles sobre las condiciones meteorológicas de un día determinado ni contempla singularidades de eventos de escala subestacional, como olas de calor o frío, lluvias intensas o tormentas severas, todos ellos de corta duración.

¿Qué tendencia se espera para los próximos meses? Luego de un abril muy cálido y con gran variabilidad de lluvias, los primeros días de mayo tendrán condiciones más otoñales. En el centro y norte del país la tendencia es de un trimestre normal con oscilaciones por forzantes de la escala sinóptica o subestacionales. Esto significa que puede haber entrada de aire frío de forma variable, no persistente.

“El pronóstico de precipitación indica mayores chances de registrar un trimestre normal o más seco de lo habitual sobre el norte del Litoral, este de Buenos Aires y centro-norte de Patagonia. Lluvias dentro del rango son más probables en las provincias del norte y centro, sur del Litoral, Mendoza y sur de Patagonia. Sobre el resto del NOA, es más probable un trimestre entre normal a más lluvioso de lo habitual”, indica José Luis Stella, climatólogo del Servicio Meteorológico Nacional, y recomienda prestarle mayor atención a la variabilidad intraestacional.

Abril fue el más cálido desde 1961 y favoreció el uso de espacios al aire libre, ideales para minimizar los riesgos de contagios de coronavirus. El invierno se anticipa con las temperaturas habituales. Foto: Germán García Adrasti

Abril fue el más cálido desde 1961 y favoreció el uso de espacios al aire libre, ideales para minimizar los riesgos de contagios de coronavirus. El invierno se anticipa con las temperaturas habituales. Foto: Germán García Adrasti

La niña neutral

La Niña persistió durante el verano por la interacción entre el Pacífico Ecuatorial y la atmósfera, que hizo que lloviera menos en la Pampa Húmeda y el Litoral. Pero, en el transcurso de abril terminó de debilitarse, y en consecuencia, se apagó la señal de un fenómeno a escala global para todo el trimestre.

“Este acontecimiento genera incertidumbre sobre las condiciones meteorológicas pronosticables para los próximos tres meses, ya que las temperaturas del Pacífico Ecuatorial van a estar dentro de lo normal. La niña ya no tiene incidencia porque estamos en condiciones neutrales. Lo que paso en abril fue algo subestacional”, explica Stella.

Y agrega: “El desconcierto es mayor porque las señales no son tan fuertes como las del año pasado, cuando se podía prever con mayor precisión el comportamiento medio de la atmósfera”.

SC

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta