Economía Noticias

Control de etiquetas: el Gobierno imputa a 3 empresas por ofrecer productos similares a precios diferentes

Mientras las grandes empresas de consumo piden al Gobierno salir del sistema de Precios Máximos impuesto hace más de un año, desde la Secretaría de Comercio están respondiendo con más controles.

Ahora está mirando de cerca las etiquetas. Y este jueves imputó a tres grandes compañías por comercializar productos similares a precios diferentes.

Comercio acusa a Mondelēz, Bagley (de Arcor y a la francesa Danone) y PepsiCo por presuntas infracciones por vender productos con rótulos prácticamente idénticos a otros ya existentes en las góndolas, a precios diferentes.

“La metodología que utilizaron estas empresas al modificar mínimamente una propiedad y/o el contenido neto de algunos de sus productos, para luego poder incrementar sustancialmente sus precios, puede representar un incumplimiento de los principios básicos de la Ley de Defensa del Consumidor (Nº 24.240)”, indicó Comercio en un comunicado.

Algunas empresas vienen aplicando la estrategia de modificar presentaciones o lanzar nuevos productos con aditivos para lograr salir del corset de los controles de precios.

Es una tendencia que aparece cada vez que surge desde el Gobierno la decisión de vigilar las góndolas.

Caso por caso

Comercio acusa a Mondelēz de ofrecer las galletitas Pepitos en dos presentaciones con rótulos “similares y engañosos”.

Ambos paquetes se comercializan bajo el nombre “Pepitos Original”, utilizando idéntico envoltorio en cuanto a color, diseño y frases. Sin embargo, existe la diferencia de 1 gramo en el peso neto (118 gr y 119 gr) y un incremento de más del 50% en el precio final.

En la página online de Coto se pueden ver los dos envases de Pepitos.

En la página online de Coto se pueden ver los dos envases de Pepitos.

También, en el rótulo del envase de 119 g, se lee la leyenda “Con chispas Cadbury”. Independientemente de que esta cualidad exista y sea efectivamente el diferencial entre ambos productos, la misma podría no advertirse frente a la multiplicidad de estímulos que contienen los rótulos.

En el caso de Bagley, sucede algo similar con las galletitas Sonrisas. La marca presenta dos versiones prácticamente idénticas con una diferencia de 10 gr en su contenido neto, y un precio de venta 30% más alto, dice el organismo que comanda Paula Español.

Por último, se encontró una actitud equivalente en la empresa PepsiCo, ya que en las góndolas de los comercios conviven dos versiones de palitos salados (Pehuamar) con una diferencia de 6 gramos en su peso neto y de aproximadamente el 15% de suba en el precio final.

Los dos envases de Palitos Salados marca Pehuamar (PepsiCo) que describe la Secretaría de Comercio.

Los dos envases de Palitos Salados marca Pehuamar (PepsiCo) que describe la Secretaría de Comercio.

Imputación y sanciones

En la Secretaría sostienen que el proceso contra estas empresas todavía se encuentra “en instancia de imputación”. Y explican que, en el caso de que efectivamente se acrediten las conductas advertidas, “las multas para cada una de las empresas puede ascender a un máximo de $ 550 millones (Decreto Nº 274/19).

“Tras haber identificado la proliferación de este tipo de prácticas, a través de la resolución 283/2021, la Secretaría de Comercio Interior creó el Sistema de Fiscalización de Rótulos y Etiquetas (SIFIRE), una medida estructural que busca evitar que existan múltiples presentaciones de un mismo producto con mínimas diferencias a otros ya comercializados, en rubros y categorías de consumo masivo como alimentos, perfumería, cuidado personal, aseo y limpieza del hogar”, explica Comercio.

“Al examinar previamente los rótulos y las etiquetas de los productos, se evitan ventajas comerciales, se impide la existencia de vacíos informativos y se previene la inclusión de mensajes con expresiones ambiguas o incompletas que induzcan a una decisión de compra equivocada o inconsciente”, opinan.

NE

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta