Noticias Sociedad

Coronavirus: qué eficacia tienen las vacunas con una sola dosis

El Consejo Federal de Salud aprobó este viernes una recomendación que genera debate: diferir la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus. Ahora, cada jurisdicción deberá decidir si la aplica o no. Provincia y Ciudad ya habían coincidido en que es una estrategia conveniente en este momento de la pandemia.

La propuesta de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, fue respaldada por los responsables de las carteras sanitarias provinciales. El objetivo, ante la escasez global de vacunas, es darle una primera dosis a más gente para poder tener un porcentaje mayor de la población de riesgo inmunizada de cara al comienzo de las bajas temperaturas, que tienen un doble efecto negativo en la pandemia. Por un lado, el frío es más beneficioso para el virus pero también potencia conductas que generan su propagación.

Por eso, la nueva estrategia podría resumirse en un menos es más. Pero las vacunas, al menos las tres que se están aplicando en Argentina, fueron diseñadas para cumplir un esquema de dos dosis. ¿Sirven igual entonces con una sola dosis? ¿Cuál es la eficacia que tiene una única aplicación?

Los infectólogos consultados por Clarín remarcan que lo que puede hacerse es diferir, no suspender la aplicación de la segunda. Esto es, prolongar el período hasta que se da la dosis dos. “Las vacunas deben cumplir con su esquema completo”, había señalado Roberto Debbag, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, quien contempló la posibilidad de vacunar a más personas con una sola dosis porque en este escenario Argentina está lejos de cumplir con el ideal.

Este viernes, con la llegada de una nueva carga de Sputnik V, Argentina habrá recibido 5 millones de dosis de vacunas y el domingo se espera que lleguen 218.000 unidades de AstraZeneca de la primera partida del fondo COVAX. En diciembre, las previsiones oficiales estimaban tener ya vacunados para este momento del año a buena parte de los 12 millones de personas de los grupos de riesgo: hasta ahora, según el Monitor de Vacunación, 2,8 millones de personas recibieron una dosis y 650.000 recibieron dos.

Dosis y protección

¿Cuán protegidos están unos y cuánto los otros? Hay que ver vacuna por vacuna. Primero, ya se ha dicho, de las vacunas que se aplican en el país, en dos desarrollos (la del laboratorio sueco-británico AstraZeneca y la china Sinopharm) los dos componentes son iguales y el segundo refuerza la inmunización del primero. En la rusa Sputnik V, son dos componentes distintos por lo cual no se pueden intercambiar.

En el caso de la Sputnik, la eficacia llega al 87% luego de los 14 días de recibida la primera dosis, y se eleva al 91% tras recibir la segunda dosis, que está indicada al día 21 de la primera, el plazo ideal de aplicación aunque el Gamaleya planteó –lo que también había sido ya expuesto por el ex ministro Ginés González García— que podría extenderse a los dos meses.

Respecto de AstraZeneca, la eficacia con la primera dosis es de 76%. Estos números son los que decidieron al gobierno británico a diferir la aplicación de la segunda diferir la segunda dosis para el otoño. Hace diez días, en una reunión virtual con Vizzotti, el ministro para el Despliegue de Vacunas contra la COVID-19 de Reino Unido, Nadhim Zahawi, aseguró que sólo el 3% de la población del país se vacunó con el esquema completo y que sólo con la primera dosis las hospitalizaciones y muertes se redujeron en un 90%.

Sobre esta vacuna, hay un dato que alienta también a la postergación, y que ya lo habían anticipado a Clarín como estrategia en la Ciudad: se descubrió que dar más tarde la segunda dosis eleva la eficacia. Al recibirla a los 14 días de la primera, la protección fue del 63%, pero al recibirla a las 12 semanas o más, ascendió al 82%. Esto aplica tanto para las vacunas de AstraZeneca como para las Covishield, que son las mismas producidas en India.

Las dudas de Sinopharm

¿Y la de Sinopharm? Aquí habría un problema, al menos de comunicación. Como sucedió a principios de año con la Sputnik, los resultados del ensayo de fase III de la vacuna china no están publicados aún en ninguna revista científica. Se sabe que la vacuna tiene una eficacia de 79% con dos dosis a un intervalo de 21 días, pero no se difundió públicamente a qué niveles llega con una sola dosis.

Estos datos se refieren a la eficacia global de las vacunas, que tiene que ver con la posibilidad de evitar el contagio. En cuanto a la eficacia relacionada a prevenir la enfermedad grave, los valores son mayores: como explicó a este diario el infectólogo Eduardo López, todas tienen en común más de un 95% de eficacia contra la enfermedad grave.

“Esto es fundamental, pero no por esto hay que descuidarse. Especialmente pensando en el que aún no está vacunado”, señaló López, quien insistió en la importancia de sostener la distancia social, el uso de barbijo y el lavado de manos.

AS

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta