Economía Noticias

Daniel Marx: “El torniquete del cepo le impide al país aprovechar el contexto de liquidez mundial”

La segunda ola del coronavirus y las medidas que el Gobierno ha comenzado a tomar para mitigar su impacto tendrán un efecto negativo en la economía. Según el economista Daniel Marx: “Argentina llegó endeble a la pandemia” y el país “no está aprovechando el enorme contexto de liquidez mundial que podría servir para mitigar su impacto, tanto en el nivel de actividad como en el tipo de cambio”.

El ex secretario de Finanzas expuso este jueves en un panel en conjunto con Douglas Elespe, presidente de la calificadora de riesgo Fitch en un congreso virtual organizado por la Cámara de Sociedades.

En un diagnóstico sobre cómo el país puede hacer frente a los desafíos que plantea la pandemia en 2021, afirmó: “Seguimos teniendo problemas de inflación y nos aparece la segunda ola. Pero, aún con una crecimiento de 7% para este año, el Producto para Argentina va a ser 9% abajo de lo que tuvimos tres años atrás”.

“Hay distintas crisis, que van desde lo cambiario hasta el funcionamiento del aparato social y productivo. Esto, incluso no fue una novedad de los dos años previos a la pandemia, sino que si observamos la trayectoria de la Argentina en diez años vemos que es un movimiento de serrucho: a veces, la cosa mejora un poco, después se vuelve a caer”, dijo y llamó a “revisar muy seriamente el funcionamiento del aparato económico: estamos acumulando desequilibrios, estamos generando un problema de confianza aún mayor, no estamos utilizando los recursos disponibles de manera inteligente. Al contrario, parece que estamos perdiendo desde capital humano hasta capital monetario“.

En este punto, Marx afirmó: “En estos momentos hay una enorme liquidez internacional. El principal proveedor de moneda de reserva es Estados Unidos, que el año pasado tuvo un déficit fiscal de unos 15 puntos del producto, y la gran mayoria se monetizó. Esto se reparte en el mundo y va hacia las reservas de los distintos países. Argentina vio el impacto positivo de esto con una mejora de los commodities y la emisión de los DEG”, dijo en referencia a los US$ 4.354 millones que el Fondo Monetario le giraría al país este año. Pero “estamos administrando reservas como si se acabara el mundo y como si esa liquidez no existiera“, aseguró.

El economista aseguró que frente a la incertidumbre cambiaria el cepo es “un paliativo”. “Funciona como un torniquete de salida. Pero esas válvulas de salida funcionan como válvulas de entrada y mientras exista este marco, que hace que muchos crean que la manera de defenderse es salir del peso y de la Argentina, no estamos proporcionando la posiblidad de entrada de esos dólares, en un momento donde lo podríamos aprovechar enormemente y con eso, mitigar muchísimo los efectos de la pandemia“, finalizó.

En coincidencia, Douglas Elespe afirmó: “Hay algunos problemas macro que generan atesoramiento. Es decir, huída de capitales del circuito del país. Ya sea que lo guarden debajo del colchón o afuera, tiene el mismo efecto: es riqueza que no se aprovecha, es un desincentivo a la inversión productiva y por lo tanto afecta el nivel de empleo”.

El analista afirmó: “Son fallas sobre las que se tiene que tomar una decisión díficil. Siempre es el mismo dilema del corto plazo versus el largo: hay ganadores y perdedores”, dijo. 

“Algunos cálculos que se hacían era que se podía volver a recuperar parte del producto perdido, pero la pandemia 2.0 va a significar una retracción por lo menos de un punto en el PBI“, dijo Elespe, aunque afirmó que por el efecto de una segunda ola, la previsión para este año se acercará a un escenario más negativo con una mayor tasa de inflación, menor crecimiento y en el cual “el Gobierno deberá actuar de forma muy inteligente para cuidar el déficit”.

NE

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta