Mundo Noticias

Desclasificaron documentos que muestran que el actual líder de ISIS fue un informante de EE.UU. en Irak

Según una serie de documentos previamente clasificados que fueron dados a conocer esta semana por una institución ligada al Ejército de Estados Unidos, el actual líder de ISIS, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurashi, fue un informante de EE.UU. en Irak en 2008.

Al-Qurashi, un hombre de 44 años que se convirtió en líder de la organización terrorista luego de la muerte de Abu Bakr al-Baghdadi en 2019, fue capturado por fuerzas militares estadounidenses a fines de 2007, y sometido a docenas de interrogatorios, en los cuales reveló numerosos datos sobre el funcionamiento de la red terrorista en la región.

Si bien se sabía que Al-Qurashi había trabajado con el gobierno de EE.UU., los documentos desclasificados ofrecen un panorama más detallado del alcance de la colaboración que le ofreció a sus captores.

Abu Bakr al-Baghdadi, el ex líder de ISIS, que fue asesinado en 2019. Foto: AP

Abu Bakr al-Baghdadi, el ex líder de ISIS, que fue asesinado en 2019. Foto: AP

Durante los interrogatorios, que se extendieron hasta julio de 2008, Al-Qurashi brindó amplia información que le permitió a EE.UU. perseguir y eliminar a numerosos actores de la red terrorista iraquí, que en muchos casos eran figuras de las cuales que el actual líder de ISIS quería deshacerse.

Entre los blancos predilectos del terrorista, se destaca los miembros de unidad de propaganda del grupo, como a´si también los miembros que no eran iraquíes, entre ellos combatientes de otras partes de Medio Oriente y del norte de África. 

“Hizo muchas cosas para salvarse él mismo. Demostraba mucha hostilidad hacia los extranjeros del ISIS, incluso durante los interrogatorios”, afirmó Christopher Maier, un subsecretario de Defensa para Operaciones Especiales y Conflictos de Baja Intensidad a The Washington Post, que dio a conocer los documentos desclasificados.

Según se puede leer en los 53 reportes dados a conocer, Al-Qurashi (cuyo nombre verdadero es Amir Muhammad Sa’id Abd-al-Rahman al-Mawla), hizo de todo para sus captores: desde ofrecer descripciones para que se hicieran retratos dibujados hasta “marcar” restaurantes y cafés a los que asistían sus compañeros de armas.

Una imagen de 2017 de Mosul, Irak, una de las ciudades más castigadas por la guerra contra ISIS. Foto: AP

Una imagen de 2017 de Mosul, Irak, una de las ciudades más castigadas por la guerra contra ISIS. Foto: AP

Los documentos también revelan que, lejos de ser conflictivo, Al-Qurashi fue un prisionero modelo, que demostraba tener ganas de hablar con sus captores. Hubo oportunidades en donde hasta se mostró ansioso por ofrecer más información, sobre todo cuando se trataba de eliminar a rivales suyos dentro de la organización.

En una oportunidad, el actual líder de ISIS inclusive repasó toda su agenda telefónica junto a sus captores, y reveló los teléfonos de al menos 19 miembros de la organización, y hasta les informó cuánto dinero ganaba cada uno. 

“El detenido se muestra más cooperativo con cada sesión que pasa (…) está aportando mucha información sobre los miembros de ISIS”, se lee en uno de los documentos, que fueron dados a conocer por el Centro del Combate al Terrorismo de West Point, una organización académica financiada por el Pentágono dentro de la Academia Militar de EE.UU..

El registro también muestra que a mediados de 2008, Al-Qurashi, que en ese momento tenía 32 años, dejó de cooperar con las fuerzas militares, al parecer preocupado por su situación y a la espera de que su colaboración redundase en algún beneficio para él. 

Imagen de Abu Ibrahim al Hashemi al Qurash. Foto: AFP

Imagen de Abu Ibrahim al Hashemi al Qurash. Foto: AFP

La asunción de Al-Qurashi al puesto de máximo líder de ISIS generó controversias entre los miembros y seguidores del organismo, quienes no lo consideraban apto para el puesto, en parte por su pasado vinculado al Ejército de EE.UU.. Actualmente mantiene un perfil bajo, y se cree que está en la clandestinidad en Irak o en Siria

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta