Noticias Sociedad

Después del Covid: qué controles hay que hacerse para tener una buena recuperación

Sorprendió la noticia de que Horacio Rodríguez Larreta se haya sometido a chequeos de rutina para evaluar su estado de salud general después de haber contraído el Sars-Cov-2 a principio de año. Lo hizo por recomendación de su médico de cabecera tras haber sentido cierto malestar cuando practicaba actividad física. Los estudios cardíacos constataron una leve arritmia benigna. La realidad, es que pacientes que han sido dados de alta tras contagiarse de COVID-19 pueden enfrentarse a problemas físicos, mentales y cognitivos a largo plazo.

Para poder abordarlos a tiempo, especialistas consultados por Clarín subrayan la importancia de activar un seguimiento personalizado que permita detectar otras enfermedades que podrían ser perjudiciales para el bienestar. Varios estudios clínicos y controles adecuados podrían ayudar a determinar y comprender sus posibles secuelas y tomar las medidas necesarias para recuperarse en su totalidad.

“Si bien nos hemos enfocado en atender el diagnóstico, la derivación y contención de nuestros pacientes con presunto COVID 19; también nos ha preocupado lo que ocurre luego de haber padecido esta enfermedad. Hay quienes la atraviesan asintomáticamente, mientras que otros requieren asistencia especializada. Aunque hayan tenido pocos síntomas podrían tener algunas secuelas que merecen conocerse y tratarse tempranamente”, explica Silvia Morales, especialista en Clínica Médica, Directora Médica de DIM Rivadavia, Ramos Mejía.

Javier Parodi, médico clínico, diferencia el alta epidemiológica (es más corta) de la clínica (evaluación médica para analizar cómo quedaron los órganos) a la hora de tratar a un paciente postcovid. “Puede haber quedado algún trauma desapercibido no solo quienes estuvieron internados en unidades de cuidado intensivo, sino también en aquellos que cursaron la enfermedad a nivel domiciliario”, señala.

Para Mario Boskis, cardiólogo, miembro de la Sociedad Argentina de Cardiología (MTSAC), también es relevante la consulta médica. “Quienes recibieron alta epidemiológica pueden evolucionar de distintas formas. Aquellos que continúan con algún tipo de sintomatología por más de 3 semanas, desde el inicio de la patología, presentan síndrome poscovid (sientan malestar a pesar de haber sido dados de alta). Pueden sufrir falta de aire, fatiga muscular, debilidad, palpitaciones o dolores en el pecho”, destaca.

Una paciente de coronavirus en el Hospital Zubizarreta.

Una paciente de coronavirus en el Hospital Zubizarreta.

Lo mismo evalúa Diego M. Lowenstein Haber, director médico, del Centro diagnóstico Bioimagenes de Lanús: “Se recomienda consultar al médico inmediatamente luego de la recuperación. A corto plazo hemos visto, además de las secuelas respiratorias, a pacientes con alteración en las plaquetas, en el coagulograma y a otro grupo que experimentaron síntomas relacionados con la inflamación del corazón: miocarditis y pericarditis. También es importante visitar al médico si luego del mes persisten síntomas. Cerca del 30% de los pacientes refieren experimentar algún síntoma 3 meses posteriores a la infección”.

Al consultorio de Parodi suelen llegar por sugerencia de un médico de referencia, encargado del seguimiento postcovid, que ofrece la mayoría de obras sociales y prepagas. “Todos los casos deben ser seguidos. Saber si el paciente tuvo o no lesiones a nivel de los distintos órganos que tiende a atacar el covid permite generar un antecedente para el día de mañana”, sostiene.

“Se trata de un virus que no tiene patrón de comportamiento estereotipado. El control postcovid es fundamental porque nos hemos encontrado con sorpresas. Por ejemplo, un joven recuperado que no padeció dificultad respiratoria en su casa, pero la tomografía reveló lesiones que hablaba de una neumonía. No manifestó compromiso respiratorio severo, pero la neumonía estaba. Lo mismo sucedió con un paciente de 25 años, deportista, cuyo único factor de riesgo es la obesidad. Le aconsejé no practicar actividad física hasta esperar el resultado de los estudios. Me confesó que igualmente jugó al paddle, pero que no sintió el esfuerzo. La tomografía de tórax detectó un compromiso en su salud por el covid”, le cuenta a Clarín.

¿Qué estudios se deben realizar los pacientes postcovid?

Desde laboratorio, rayos X, espirometría computarizada, electrocardiograma hasta test olfatorios y ecografía abdominal, dependiendo de la evaluación que realice el profesional, se recomiendan para una correcta evolución de la salud. Recomiendan que, al mes de darse de alta, los pacientes recuperados de COVID-19 se hagan controles médicos y estudios para evaluar las distintas áreas que pudieran quedar con secuelas: respiratoria, cardiovascular, olfativa, digestiva, músculo esquelético y psicológicas.

“Dentro de los estudios que solemos solicitar por protocolo, se encuentra la tomografía computada de tórax, un ecocardiograma (evaluación eléctrica del corazón) y análisis de laboratorio (marcadores nutricionales e inmunológicos) para evaluar más a fondo el corazón y el pulmón. Si notamos alguna alteración cardiológica puntual, pedimos una cardioresonancia”, explica Parodi. Lowenstein agrega una ergometría en caso de que existan síntomas vinculados a la fatiga o al dolor de pecho. “Al tener los resultados de las evaluaciones se sugieren, en caso de ser necesario, interconsultas con neumología, infectología, gastroenterología o salud mental”, indica Morales.

¿Qué secuelas podrían sufrir los pacientes recuperados de covid a largo plazo?

Los especialistas coinciden en que el Covid puede dejar lesiones en varios órganos. “Muchos pacientes tienen persistencia de síntomas a largo plazo (3 o más meses). Es es lo que llamamos Long covid. Los más frecuentes son: fatiga, cefaleas, problemas en la atención, pérdida de cabello y problemas para respirar”, describe Lowenstein.

“En pacientes internados con patología pulmonar preexistente, muchos quedan con oxígeno domiciliario en la externación lo cual puede generar dependencia del oxígeno. Si se usa en forma exagerada durante mucho tiempo puede volverse tóxico y producir fibrosis pulmonar”, destaca Parodi. Y agrega que también puede haber consecuencias neurológicas (aturdidos, embotados, trastornos de memoria, inestabilidad en la marcha) en cuyo caso se debe pedir una resonancia magnética del cerebro para evaluar la parte neurológica.

¿Cuáles son las complicaciones cardíacas que se podrían presentar?

Boskis habla de miocarditis (inflamación del corazón), pericarditis (tejido que envuelve al corazón), palpitaciones que pueden corresponder a arritmias cardíacas, dolor de pecho, síncope (pérdida de conocimiento) y empeoramiento de con movilidades previas (como la hipertensión arterial, o nuevos episodios de insuficiencia cardíaca). “Todo paciente que tuvo covid debe concurrir al médico si en su vida diaria presenta debilidad exagerada, fatiga al caminar. Es importante que lo haga para determinar la causa”, aconseja el especialista.

Por su parte, Lowenstein hace hincapié en la importancia de un diagnóstico precoz. “La rápida recuperación depende del inicio temprano del tratamiento. También hemos visto alteraciones en la coagulación que desencadenaron infartos (obstrucciones arteriales coronarias)”, subraya.

¿En qué porcentajes de los pacientes deja secuelas cardíacas?

Si bien los especialistas coinciden en que las secuelas respiratorias son mayores que las cardiovasculares cuando se habla de coronavirus (infección respiratoria), en un segundo plano también es responsable de secuelas cardiológicas.

Hay diversos trabajos que estudiaron cuál es la prevalencia de enfermedad cardiaca luego del covid. “Los trabajos iniciales refieren un porcentaje cercano al 80% de los pacientes, pero análisis posteriores demostraron que la verdadera incidencia está por debajo del 10%”, explica Lowenstein.

“Las autopsias de pacientes que fallecieron por covid indican que solo en un 7% de los corazones había signos de inflamación cardíaca”, completa Boskis quien señala que en su consultorio se encontró con jóvenes recuperados (fueron derivados por el clínico) que, aunque no hayan cursado una enfermedad severa, desarrollaron miocarditis (si no está controlada puede evolucionar en una miocardiopatía dilatada e insuficiencia cardiaca) y pericarditis.

GS

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta