Economía Noticias

EE.UU. podría complicar las exportaciones argentinas de acero y de aluminio: están en riesgo US$ 700 millones

La asunción de la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, llegó con una noticia inquietante para la Argentina. Raimondo, de 49 años, empresaria y una política de ascendente carrera entre los demócratas, fue una de las primeras mujeres gobernadoras en su caso de Rhode Island, donde reformó el sistema de pensiones. Por eso sus palabras referidas a los aranceles globales y acerca de que habrá “pequeños cambios en el corto plazo”, se midieron con extremo cuidado en este feriado tanto en Aluar como en Techint, las dos grandes compañías exportadoras de aluminio y acero, a las que podrían volver a aplicarles aranceles.

En 2018 Trump impuso aranceles del 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio. En aquel momento el gobierno de Macri negoció cupos en función de las exportaciones de acero durante los tres últimos años que promediaban 135.000 toneladas. Logró un 35% más y las llevó a 180.000 toneladas que se cumplen a rajatabla y que ingresan sin pagar aranceles. También otro tanto para el aluminio para que se embarca sin restricciones. Eso se ha mantenido hasta ahora.

“Si se modifica nos afectaría, Estados Unidos es nuestro principal comprador”, le dijo a Clarín Javier Madanes Quintanilla, presidente de Aluar la líder en aluminio que exporta anualmente al país del norte por el equivalente de US$ 500 millones.

Cerca de Techint le bajaron el tono a las declaraciones de Raimondo: “No podemos medir ningún impacto porque no hay ninguna precisión y están vigentes los cupos para acero y aluminio y esto pasa también con otros países que tienen excepciones de mucho mayor volumen como Brasil”.

Raimondo se refirió específicamente a la sección 232 de aranceles globales y dijo que “fue efectiva”. Esa sección sobre los aranceles al acero y el aluminio fue introducida por el ex presidente Trump en 2018. Y en ese contexto, el gobierno de Macri logró ser excluído. Raimondo insistió que Biden va a revisar todo el programa de aranceles a la importación.

Un dato que no pasa inadvertido en lo que puede leerse como un mayor proteccionismo por parte de Washington,  es que el nombramiento de Raimondo al frente de la poderosa secretaría de Comercio fue celebrada por el American Iron and Steel Institute que aglutina a la industria del acero y es uno de los sectores que vigorosamente ha dado pelea contra “las prácticas desleales de comercio por parte de China. También trascendió la presión de la siderurgia estadounidense y de sus sindicatos en defensa de la producción y pidiendo eliminar ventajas a la importaciones de otros países. Es que con la pandemia se estima una sobre producción global.

Los aranceles, establecidos por primera vez durante la administración Trump en marzo de 2018, eran de al 25% al acero y del 10% al aluminio. En mayo de ese año se llegó al acuerdo con Brasil y Argentina. Para Argentina significan exportaciones totales por US$ 700 millones. Eso es lo que está en juego si se modifica esa preferencia.

Mirá también

Mirá también

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta