Economía Noticias

El “cepo pesificador”: la alternativa del kirchnerismo para después de las elecciones

Economistas kirchneristas, de los movimientos sociales como la UTEP y del EVITA plantean la pesificación total de la economía y la creación de cuatro millones de nuevos puestos de trabajo para alentar el crecimiento y  así también enfrentar la falta de dólares que tiene el Gobierno para pagar los próximos vencimientos de deuda  y la compra de importaciones del sector privado.

Según pudo averiguar la Agencia Nuevas Palabras la idea de este conjunto de economistas y dirigentes de movimientos sociales, muchos de los cuales ya trabajan como funcionarios en el Gobierno, es presentar este programa luego de las PASO. Sus principales puntos son:

1 – la pesificación total de la compra y venta de bienes y servicios.

2 – la prohibición de realizar cualquier tipo de contratos en dólares ya que los mismos podrán realizarse sólo en pesos.

3 – prohibición total a particulares de comprar dólares en los bancos.

4 – un nuevo blanqueo para que los argentinos traigan los dólares al país y se los vendan al BCRA.

5 – promoción  de un nuevo esquema de trabajo social con la participación de todos los movimientos sociales.

6 – una redefinición de la estructura productiva del país eliminado la concentración productiva que existe hay en el AMBA.

7 – la creación de unos 4.000.000 de nuevos puestos de trabajo para esos movimientos sociales  a través de la obra pública y el transporte de carga terrestre y portuaria.

8 – el Estado será el garante del empleo y se pagará una especie de salario social para estos nuevos trabajadores que ingresen al mercado laboral.

El antecedente es el  llamado “Plan de Desarrollo Humano Integral” presentado por la UTEP en mayo del año pasado al presidente Alberto Fernández. En el seno de los movimientos sociales lo denominan “El Plan Marshall de Juan Grabois”.

Este nuevo proyecto que se presentaría en el Congreso luego de las elecciones primarias tiene varias coincidencias  con muchas de las políticas que hoy están siendo implementadas desde el Estado, pero plantea una radicalización del actual esquema económico.

En concreto se plantea invertir unos 2,5 puntos del PBI unos US$ 10.000 millones por año hasta fines del 2023. Desde los movimientos sociales, algunos de sus ideólogos, manifiestan que se trata una planificación similar a los Planes Quinquenales de la primera presidencia de  Juan Domingo Perón.

“Se trata de una propuesta para la reactivación del trabajo en Argentina de la post pandemia” manifiestan desde los movimientos sociales.

“Es un aporte para pensar la pospandemia en unidad”, manifestó el dirigente del Movimiento Evita, Gildo Onorato en una presentación del plan frente a varios dirigentes sindicalistas.

En tanto que el dirigente de la UTEP Juan Grabois  ha manifestado en distintas charlas que dio por el interior del país en los últimos meses que “la crisis generada por la pandemia exige un plan de reconstrucción con metas ambiciosas”.

Grabois ha destacado también que “la gravedad de la crisis, que se asienta sobre un piso de pobreza estructural, no tendrá solución con programas abordados en forma fragmentada por distintos ministerios y que es necesario un plan integral que contemple las realidades de quienes tienen un empleo registrado y quienes trabajan en la economía popular”.

El programa plantea como ejes la promoción del trabajo y un reordenamiento de la población del país, hoy concentrada en el AMBA. Uno de sus aspectos más novedosos es que propone que el Estado genere un nuevo tipo de empleo que es el llamado trabajo mínimo garantizado para dar trabajo a unos cuatro millones de trabajadores de la llamada “economía popular”.

También incluye aspectos como la realización de obras públicas, la urbanización de barrios, la creación de colonias agrarias, el desarrollo de polos textiles, de cooperativas de recicladores y de circuitos de cuidado.

Fuente: Tribuna de Periodistas

Dejá una respuesta