Noticias

El debate científico aún latente alrededor de la estrategia de espaciar la segunda dosis de las vacunas contra el COVID-19

EFE/EPA/Tamas Vasvari /Archivo
EFE/EPA/Tamas Vasvari /Archivo

Vacunar con al menos una dosis es la cuestión. Al menos, en esta zona del mundo, donde la vacunas escasean, este es el plan que tiene el Gobierno. El Consejo Federal de Salud (COFESA) informó que se diferirán las segundas dosis de las vacunas para inocular a la mayor cantidad posible de personas. El fin es aminorar el impacto de la segunda ola de coronavirus.

El diferimiento de las segundas dosis de todas las vacunas Sputnik V, Covishield/ChadOx-1 y Sinopharm tendrá un intervalo mínimo de 12 semanas desde la primera dosis de acuerdo informó el Ministerio de Salud. El consenso para la recomendación se produjo en el marco de una reunión del COFESA en la cual las máximas autoridades sanitarias del país adoptaron las recomendaciones de los miembros de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN) y del Comité de Expertos que se reunieron esta semana para analizar de manera integral la evolución de la pandemia.

Carla Vizzotti aseguró que la decisión se basa “no sólo en la evidencia científica, sino en favorecer la equidad en el acceso y, por supuesto, revisando permanentemente toda la información nueva y prosiguiendo con las gestiones para contar con más dosis lo antes posible y así cumplir con el esquema completo lo más rápido posible”.

El Gobierno quiere diferir las dosis FOTO: PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM
El Gobierno quiere diferir las dosis FOTO: PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM

El infectólogo Hugo Pizzi sostuvo a Infobae que “el conocimiento más acabado sobre la medida de diferir la segunda dosis de la vacuna COVID-19 es a partir de una infinidad de trabajos que salieron sobre la vacuna de Oxford y AstraZeneca. Esta vacuna, en general puede permitir esa solución para cubrir a mayor cantidad de personas por el hecho de que está conformada por dos componentes iguales. Sería la gran solución que esperamos. Cuando no tenés vacunas o tenés pocas, y le ponés la primera dosis a una gran porcentaje de la población, estás protegiendo a todos”.

Sin embargo, hay quienes mantienen cierta dudas acerca de esta decisión. El médico infectólogo Eduardo López declaró en medios radiales que en la vacuna Sinopharm no se puede diferir la segunda dosis. “No hay datos de que se pueda, ni de eficacia con la primera dosis”, aseveró. Y agregó: “No hay estudios con una sola dosis, no sabemos la eficacia con una sola dosis, por lo tanto, con la vacuna Sinopharm no aconsejaría una sola dosis ni diferir la segunda”.

Foto del martes de un empleado con un vial que contiene la vacuna de Sinovac contra el COVID-19 en el centro de producción del instituto Butantan en Sao Paulo
Ene 12, 2021. REUTERS/Amanda Perobelli
Foto del martes de un empleado con un vial que contiene la vacuna de Sinovac contra el COVID-19 en el centro de producción del instituto Butantan en Sao Paulo
Ene 12, 2021. REUTERS/Amanda Perobelli

“Prefiero en el caso de Sinopharm dar dos dosis en un intervalo de 30 días y no esperar a ver si con una sola dosis es eficaz porque esa seguridad no la tengo -insistió López-. No hay datos de cuán eficaz es con una sola dosis; no hay ningún trabajo publicado de la Fase III ni de que se pueda diferir la segunda vacuna más de 21 días (más/menos 8 días) o sea que se tiene que dar con un intervalo máximo de 30 días”.

“La vacuna de AstraZeneca con una dosis va subiendo paulatinamente su eficacia. A la semana 10 está en un setenta y pico por ciento y a la semana 12 en un 80%”, explicó el prestigioso infectólogo hoy a la mañana. Pese a esto, López explicó que “algunos expertos también cuestionan los diferimientos de las segundas dosis por el hecho de que todavía no hay datos”.

Con respecto a la Sputnik V, López consideró que “primero hay que aclarar que son dos componentes distintos”. “Con la primera dosis al día 14 tiene una eficacia del 71% y después del día 21 tiene una eficacia de más del 80%”, explicó el especialista. En tal sentido, recordó que el director del Instituto Gamaleya dijo que “la segunda dosis no puede diferirse más allá de 60 días”.

Carlos Regazzoni, doctor en Medicina ex titular del PAMI, sostuvo a Infobae: “Estamos en un momento excepcional, obligados a tomar medidas excepcionales. Aplicar una dosis de la vacuna y postergar la segunda, permitirá avanzar más rápido y aliviar los efectos deletéreos de la nueva ola. La vacuna protege no solo al vacunado sino también a quien aún no pude recibir la vacuna. Aunque la medida no se ajusta a lo que se hizo durante los ensayos clínicos, puede ser tomada con seguridad por dos razones: desde el punto de vista biológico, tiene sentido y desde el punto de vista epidemiológico, es mejor proteger a más gente aunque la probabilidad de individual de quedar inmunizado baja, el efecto colectivo termina siendo mejor incluso para los vacunados”.

Y siguió: “La vacuna protege no solo al vacunado sino también a quien aún no pude recibir la vacuna. Por eso es importante ampliar la base de inmunización. Además que las vacunas que están usándose ahora no son de ninguna manera las definitivas, ya se están trabajando en nuevas generaciones de vacunas superadoras, con lo cual debemos salir de la emergencia cuanto antes y luego se procederá que más ordenados con nuevas vacunas más efectiva”

Una enfermera administra una dosis de la vacuna china del laboratorio Sinovac contra la covid-19 a una mujer, en un centro de vacunación en Santiago (Chile). EFE/Alberto Valdés/Archivo
Una enfermera administra una dosis de la vacuna china del laboratorio Sinovac contra la covid-19 a una mujer, en un centro de vacunación en Santiago (Chile). EFE/Alberto Valdés/Archivo

Edgardo Bottaro, médico infectólogo de Helios Salud, sostuvo a Infobae que “se sabe que la primera dosis de Sputnik V ofrece una eficacia de 70%; y que sería favorable esperar 3 meses para la segunda dosis de la de Pfizer. Con esos argumentos tomaron la decisión de ofrecer “algo” de protección a una mayor cantidad de personas. A mí me parece una decisión razonable y solidaria”.

Hay una cuestión “compleja y preocupante”, cerró Regazzoni: “Con una dosis es físicamente imposible lograr inmunidad de rebaño; aunque se vacuna el 100% de la población. Como solo queda inmunizado el 50 a 60 %, entonces no siempre se está por debajo del umbral de inmunización que para la cepa actual está en el 70 % de la población, aunque para las cepas nuevas, estaría en el 75 al 80 %. Pero esto es una dificultad que la vamos a tener después de fin de año. No hay alternativa, si no se sale alguno masivamente lo antes posible, podemos tener un escenario muy complejo como el que estamos viendo en otros países”

Colaboración: Belén Filgueira

SEGUIR LEYENDO:

Fuente: Infobae

Dejá una respuesta