Economía Noticias

El Gobierno interviene en el conflicto entre Moyano y el nuevo dueño de Walmart

El Gobierno tiene decidido a intervenir en el conflicto entre Walmart y el sindicato de Camioneros, que dirige Pablo Moyano. En la mañana del jueves, el Ministerio de Trabajo redactaba la conciliación obligatoria para obligar a las partes a negociar y frenar las medidas de fuerza de los trabajadores del centro logístico de la cadena, desde el cual abastecen a las 92 sucursales. El sindicato reclama que indemnicen y recontraten a 500 empleados por el cambio de dueño de la compañía, que hoy pertenece al empresario Francisco De Narváez.

A través de una solicitada en los principales medios nacionales del país, Walmart denunció hoy presiones por parte del gremio en su Centro de Distribución, “con asambleas, quita de colaboración y trabajo a reglamento“, lo que produjo faltantes de mercaderías, especialmente en las sucursales más chicas. En el comunicado, dicen que apenas asumió la nueva gerencia “recibimos el pedido por parte del Sindicato de Choferes y Camiones de despedir al personal afectado al Centro de Distribución, indemnizarlo y volverlo a contratar con la misma antigüedad”. Añaden que eso es “una práctica ilegítima, no prevista por ningún marco legal vigente, ni con la forma en que desarrollamos nuestra actividad en el país”.

Desde la cartera laboral, que conduce Claudio Moroni, anticiparon que la conciliación obligatoria estaba decidida y que era inminente. Eso implica abrir una mesa de negociación entre las partes y la suspensión inmediata de las medidas de fuerza. Clarín contactó a Camioneros, un sindicato aliado al Gobierno, pero hasta el momento no hubo respuesta. El conflicto en Walmart escaló en los últimos 15 días ante la negativa de aceptar el pedido de Moyano de despedir y recontratar a sus afiliados por el traspaso de la cadena a manos del grupo De Narváez. “Hoy por la mañana hubo un intento de bloqueo al Centro de Distribución, pero fue levantado al poco tiempo”, señaló una fuente de la empresa.

El conflicto con los Moyano es el primer obstáculo serio que afronta De Narváez en su retorno al supermercadismo, a 22 años de la venta de Tía. En noviembre del año pasado, el empresario cerró trato con la casa matriz de la cadena norteamericana, la 4° más importante del país, lo que derivó en el reclamo de trasladar los contratos de trabajo, ya que consideran que el cambio de dueño los obliga a pagar la indemnización del personal y retomarlos con la misma antigüedad. “Pero en este caso la empresa es la misma y lo único que cambió fue el accionista. Tiene el mismo CUIT, los mismos proveedores y los mismos activos”, señaló una fuente empresaria.

Mirá también

Mirá también

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta