Noticias

El papa Francisco: “El agua es un derecho humano básico, fundamental y universal”

El ejemplar de esta semana del L’Osservatore Romano en español dedica mucho espacio al Día mundial del Agua, conmemorado el 22 de marzo. Desde su portada, con las palabras del papa Francisco “El agua es un derecho humano básico, fundamental y universal”, este ejemplar introduce su mensaje del Ángelus dominical.  El mismo, que es publicado en forma completa y oficial, contiene al final, una valiente postura de denuncia y llamamiento contra las mafias que explotan la pandemia y se enriquecen con la corrupción en relación con el agua.

El papa Bergoglio expresó que «Para nosotros los creyentes, “hermana agua” no es una mercancía»; y ya que esta es «fuente de vida y salud» y demasiadas personas «no tienen acceso» a ella, es «es necesario garantizar el agua potable y el saneamiento para todos».

El Pontífice volvió a recitar la oración mariana del medio día desde la Biblioteca privada del Palacio apostólico vaticano sin la presencia de fieles, para evitar la difusión del contagio del Covid-19, introduciendola con una meditación sobre la parábola del grano de trigo propuesta por la liturgia. También, hizo referencia especial a una universidad argentina dedicada hace años a la problemática del agua. Expresó Francisco: “Agradezco y animo a quienes, con diferentes competencias y responsabilidades profesionales, trabajan por este objetivo tan importante. Pienso, por ejemplo, en la Universidad del Agua, en mi patria, en quienes trabajan para sacarla adelante y hacer que la gente comprenda la importancia del agua. Muchas gracias a los argentinos que trabajan en esta Universidad del Agua. 

El Papa Francisco prepara, una vez más, una Semana Santa con distancia social

Siguiendo esta temática del agua, en la página 7 de esta edición del diario vaticano, se publica el texto del video mensaje que el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin — en nombre del Papa Francisco — envió el lunes 22 de marzo al director general de la FAO, Qu Dongyu, a la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, y a los participantes del evento virtual que se celebra con ocasión de la Jornada mundial del agua 2021.

Entre otras cuestiones, enfatizó que “Pensando en cuantos hoy carecen de un bien tan sustancial como el agua, así como en las generaciones que nos sucederán, invito a todos a trabajar para terminar con la contaminación de los mares y los ríos, de las corrientes subterráneas y los manantiales, a través de una labor educativa que promueva el cambio de nuestros estilos de vida. La búsqueda de la bondad, la verdad, la belleza y la comunión con los demás hombres en aras del bien común”.

En esta misma línea, se encuentra el artículo del presbítero argentino Marcelo Figueroa “Jesús y la samaritana como parábola del derecho al agua”. En el mismo, el columnista habitual del periódico de la Santa Sede expresa que “Esta mujer, en síntesis, simboliza la situación de muchas personas y pueblos vulnerables en relación con el agua, en estos tiempos de pandemia. Para muchos de ellos, el consejo de lavarse las manos en forma permanente les resulta una grotesca parodia “pilatiana”. La escasez del agua, como elemento vital integral, es para demasiadas personas hoy, también el recuerdo de su discriminación social, la lejanía de sus raíces populares, el espejo horrendo de sus estigmas culturales, un instrumento hostil deshumanizante, el tiempo infinito de su angustia, la fiebre de sus almas desamparadas, la deshidratación de sus cuerpos descartados y la soledad de su peregrinar en el desierto de la invisibilidad mediática y política”.

L’Osservatore Romano explica por qué el papa no puede bendecir parejas del mismo sexo

Como es habitual, se dedica especial espacio para la publicación en forma completa de la catequesis de los miércoles. En ella, Francisco enfatizó que María «ha estado presente en los días de pandemia, cerca de las personas que lamentablemente han concluido su camino terreno en una condición de aislamiento, sin el consuelo de la cercanía de sus seres queridos». Lo aseguró el Papa Francisco en la audiencia general del miércoles 24 de marzo, dedicada a la oración en comunión con la Virgen. También esta semana, a causa de las medidas de seguridad impuestas para contener el virus, el Pontífice tuvo el encuentro en la Biblioteca privada del Palacio apostólico vaticano, sin la presencia de fieles, que han podido seguir a través de los medios de comunicación.

Finalizando su tradición homilía catequística, el Santo Padre expresó que: Las oraciones dirigidas a ella no son vanas. Mujer del “sí”, que ha acogido con prontitud la invitación del Ángel, responde también a nuestras súplicas, escucha nuestras voces, también las que permanecen cerradas en el corazón, que no tienen la fuerza de salir pero que Dios conoce mejor que nosotros mismos. Las escucha como Madre. Como y más que toda buena madre, María nos defiende de los peligros, se preocupa por nosotros, también cuando nosotros estamos atrapados por nuestras cosas y perdemos el sentido del camino, y ponemos en peligro no solo nuestra salud sino nuestra salvación. María está allí, rezando por nosotros, rezando por quien no reza. Rezando con nosotros. ¿Por qué? Porque ella es nuestra Madre”.

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta