Deportes Noticias

Federico Girotti, el pibe al que le ven cosas de Fernando Cavenaghi y tiene otra pasión además del fútbol

Con los dos que le hizo a Atlético Tucumán el miércoles a la noche en el estadio Ciudad de La Plata por la Copa Argentina, Federico Girotti llegó a los cinco goles con la camiseta de River. Y lo sorprendente es que los hizo en apenas 430 minutos, distribuidos en los 21 partidos que jugó hasta ahora. Es decir que tiene un gol cada 86 minutos (menos de un encuentro completo). De a poco, la promesa que era este rubio de 21 años se va transformando en una realidad. Además, tiene una cláusula de rescisión valuada en 20 millones de euros. Y le ven cosas de Fernando Cavenaghi.

Evidentemente, Girotti sigue los pasos del Torito de O’Brien. Al menos si se toma en cuenta los inicios de “Cavegol”, quien anotó 13 goles en sus primeros 21 partidos en la Primera de River pero en más minutos: 1324. Y tuvo un promedio de 1 gol cada 101 minutos. Los últimos ocho de esos trece tantos los hizo ya siendo el 9 titular. Girotti, hasta el momento, jugó apenas dos partidos desde el arranque. Ante Atlético Tucumán, el miércoles, y uno contra Rosario Central por la Copa Diego Maradona. 

Esta marca no es casual en Girotti. Es un goleador de raza. Con la Reserva, por caso, marcó 8 tantos en 27 partidos, es decir un gol cada 3 presentaciones. Tampoco, la comparación con Cavenaghi. Cuando lo llevaron a su primera pretemporada con el plantel profesional, a Punta del Este, en enero de 2019, a Girotti ya le veían similitudes con Cavenaghi. Por ser un animal del área y por los movimientos para desmarcarse y generarse los espacios para quedar bien perfilado hacia el arco rival y definir. De hecho, ante Atlético Tucumán hizo dos goles de goleador. El primero, arrojándose al piso para empujar un centro de rastrón de Angileri, desde la izquierda. Y en el segundo, le mete un derechazo de media vuelta para conectar el envío de Gonzalo Montiel. Hay muchos goles similares en la carrera de Cavenaghi.

Este año, Federico Girotti metió un gol en su debut en La Bombonera. Foto: REUTERS/Marcelo Endelli

Este año, Federico Girotti metió un gol en su debut en La Bombonera. Foto: REUTERS/Marcelo Endelli

Después de aquella pretemporada en Uruguay, a Girotti le llegó el debut oficial rápidamente. Fue en la derrota contra Patronato por 3 a 1 en el Monumental a fines de enero de 2019 por la Superliga 2018/19. Sin embargo, no todo lo que brillaba era oro. Marcelo Gallardo no lo vio bien y lo bajó a su categoría, la Cuarta División en aquel entonces. 

“Tuve paciencia y cambio de mentalidad. A la primera pretemporada no llegué preparado, me tomó por sorpresa, era mucho más chico. Con el sacudón ese de que me tocó bajar y pelearla, me llevó a un cambio de cabeza. Poder levantarme fue muy importante”, afirmó Girotti luego de su primer doblete en Primera, que lo llevó a ser elegido la figura del partido contra Atlético Tucumán.

Girotti captó rápido el mensaje de Gallardo y esa fue otra de las claves para volver a la Primera. “Me sirvió porque tuve mucho más rodaje, entendí la idea del Muñeco y modifiqué mi juego, empecé a ser más agresivo en la marca y a colaborar con el equipo”, contó el goleador. Cuando le tocó bajar a su categoría, metió 14 goles en 12 partidos.

El esfuerzo lo volvió a meter en el radar del entrenador de River y así volvió a formar parte del plantel profesional. Su idea era clara: triunfar en River. Por eso, después de una charla con el Muñeco, Girotti rechazó una oferta de casi cuatro millones de euros del Torino de Italia. “Me quise quedar porque quiero tener oportunidades acá. Aspiro a ser alguien en la primera de River y empezar a tener minutos. Decidí quedarme y pelearla ahora cuando nos toque en el regreso”, le dijo a Clarín en una entrevista durante la cuarentena del año pasado.

Girotti nació el 9 de junio de 1999, se crió en Acassuso y ahora vive en San Isidro. Tiene otra pasión además del fútbol: la aviación. De hecho, estaba estudiando para ser piloto comercial y ya tuvo horas de vuelo en algunas pruebas.

Está en River desde los 10 años y hoy vive un sueño que tenía desde chiquito. Aspira a más, claro. A ser definitivamente el 9 de River. Y para ello viene pidiendo pista. Se le hizo el lugar tras las salidas de Ignacio Scocco y Lucas Pratto. No se desesperó con la llegada de Agustín Fontana y siguió demostrando sus condiciones para cuando Gallardo lo necesite. Y si Rafael Borré se va a mitad de año, tendrá una gran chance de aterrizar en el área rival con sus 189 centímetros y su gran porte físico. 

Con pocos minutos jugados en la Primera de River, Girotti ya hizo cinco goles. Lo sufrieron Godoy Cruz, Defensores de Pronunciamiento, Atlético Tucumán y Boca, nada menos. Girotti le convirtió al eterno rival en la Bombonera en su primer Superclásico. Fue en el 2-2 que se jugó el 2 de enero por la Copa Maradona. Como para mostrar que también le sobra personalidad.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta