Noticias

FMI y Banco Mundial presentarán “swaps de deuda verde” en noviembre, dice Georgieva

Por Andrea Shalal

WASHINGTON, 8 abr (Reuters) – Los swaps de deuda verde tienen el potencial de estimular una acelerada acción contra el cambio climático en los países en desarrollo, dijo el jueves la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se comprometió a presentar una opción de este tipo de instrumentos para noviembre.

Kristalina Georgieva afirmó que tenía sentido abordar la doble crisis climática y de la deuda al mismo tiempo, y que los miembros del FMI habían apoyado firmemente el jueves que el Fondo asuma un papel más importante en la cuestión del riesgo climático.

“Cuando nos enfrentamos a esta doble crisis -las presiones de la deuda sobre los países y la crisis climática, a la que muchos países de bajos ingresos son muy, muy vulnerables- tiene sentido buscar esta unidad de propósito”, dijo Georgieva.

“En otras palabras, los swaps de deuda verde tienen el potencial de contribuir a la financiación del clima. Tienen el potencial de facilitar una acción acelerada en los países en desarrollo”, dijo a periodistas tras una reunión del comité directivo del FMI.

El Banco Mundial y el FMI están planeando lanzar una plataforma para asesorar a los países pobres sobre la financiación de actividades climáticas y de conservación, que podría vincular ese gasto a un alivio de deuda, informó Reuters el miércoles, citando un borrador del documento.

Las dos instituciones también dijeron que están desarrollando un “marco organizativo” para conectar el alivio de la deuda con los planes de los países para invertir en el desarrollo verde, resistente e inclusivo, o GRID, en un documento publicado esta semana.

Georgieva confirmó que el Fondo trabajará con el Banco Mundial, señalando que la pandemia del COVID-19 ha exacerbado las restricciones presupuestarias y los problemas de deuda que dificultan la capacidad de algunos países para hacer la transición a la energía limpia, proteger la vida silvestre o hacer cambios de infraestructura para prepararse para los impactos climáticos.

“Vamos a trabajar con el Banco Mundial y para la COP26 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) avanzaremos en esa opción”, dijo, añadiendo que correspondería a los acreedores y deudores decidir si participan. La COP26 se celebrará del 1 al 12 de noviembre.

Georgieva dijo que muchos países estaban interesados en obtener ayuda para hacer frente a los riesgos relacionados con el clima y preparar mejor sus economías y sectores agrícolas para las crisis climáticas.

“Esta es una gran prioridad”, dijo. “Como los países reconocen que se está produciendo una gran transición, no quieren quedarse fuera de ella”. (Reporte de Andrea Shalal Editado en español por Javier López de Lérida)

Fuente: Infobae

Dejá una respuesta