Mundo Noticias

Fuerte mensaje de la vicepresidenta de EE.UU. Kamala Harris a favor de una justicia independiente y contra la corrupción en América Latina

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, lanzó un fuerte mensaje de alerta contra la corrupción en América latina y advirtió, además, que “un poder judicial independiente es fundamental para una democracia saludable”, en una conferencia sobre la región organizada en Washington en medio de la crisis institucional en El Salvador, donde una ofensiva del gobierno de Nayib Bukele destituyó a jueces de la Corte Suprema.

En un discurso en la reunión anual del Consejo de las Américas –donde es tradición que una serie de funcionarios estadounidenses y de organismos internacionales analicen la realidad del continente americano–, la vicepresidenta se refirió a uno de los temas regionales más calientes del momento y criticó la decisión del Congreso salvadoreño, dominado por el partido Nuevas Ideas del presidente Bukele, de destituir de un plumazo a los magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema y al Fiscal General de ese país.

Esta medida fue declarada inconstitucional por los magistrados destituidos y denunciada por Washington, la OEA y la Unión Europea como un embate a la separación de poderes y la democracia.

“Justo este fin de semana, nos enteramos de que el parlamento salvadoreño tomó medidas para socavar el más alto tribunal de su país. Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia saludable y una economía fuerte. En este frente, en todos los frentes, debemos responder”, dijo Harris.

Harris fue la figura principal de la conferencia, pero también participaron otros funcionarios de Joe Biden como el secretario de Estado Anthony Blinken, el secretario de Seguridad interior Alejandro Mayorkas; la secretaria de Comercio Gina Raimondo; el enviado especial para el clima, John Kerry y la subsecretaria para el Hemisferio Occidental Julie Cheng.

Así como el jefe de la Casa Blanca fue el encargado de supervisar América latina cuando era el vicepresidente de Barack Obama, hoy Biden delegó esa función en Harris, sobre todo la cuestión acuciante en el Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), desde donde llega una fuerte ola de inmigrantes a la frontera sur estadounidense.

Advertencia

La vicepresidenta dijo que Estados Unidos debía responder a la movida de Bukele, sin dar más detalles y sin anticipar medidas. Y enfatizó en que hay mucho trabajo por hacer para combatir la violencia en el Triángulo Norte.

Pero otro de los mensajes importantes que dejó Harris para América latina es el enorme costo de la corrupción en el atraso de la zona. “No lograremos avances significativos si persiste la corrupción en la región”, dijo la vicepresidenta. “Si la corrupción persiste, nos ha enseñado la historia, será un paso adelante y dos para atrás. Y sabemos que la corrupción hace que las instituciones gubernamentales colapsen desde adentro, lo que impide que las personas eduquen a sus hijos, inicien un negocio, obtengan un juicio justo”, continuó.

“En el Triángulo Norte también sabemos que la corrupción nos impide crear las condiciones sobre el terreno para atraer mejor la inversión y en todo el mundo sabemos que la corrupción inhibe la prosperidad compartida. De hecho, el costo global de la corrupción llega al 5 por ciento del PBI mundial”, graficó. “El trabajo de combatir la corrupción no puede ser más importante”, agregó.

Consultado por Clarín, William M. LeoGrande, profesor de Gobierno de la American University y experto en la relación entre América Latina y Estados Unidos, señaló que “desde que Biden asumió el cargo, su gobierno no ha estado contento con el autoritarismo del presidente Bukele. Los funcionarios de la administración se negaron a reunirse con él en febrero cuando realizó un viaje no oficial a Estados Unidos, y él tomó represalias negándose a reunirse con el enviado especial de Biden para Centroamérica, Ricardo Zúñiga, cuando el estadounidense recorrió la región en abril. Tener el control de la legislatura ha hecho que Bukele sea aún más agresivo en la centralización de su poder, y por eso Estados Unidos le advierte sobre la necesidad de mantener un poder judicial independiente”.

Para este experto, “la crítica de Estados Unidos también es un mensaje para otros países donde el autoritarismo está en aumento”.

Douglass Cassel, profesor emérito de derecho de Notre Dame University y experto en derechos humanos en El Salvador, dijo a Clarín que la respuesta de EE.UU. “ha cambiado dramáticamente respecto de la administración de Donald Trump y otra vez es más coherente con las normas básicas internacionales en materia de estado de derecho y derechos humanos”.

Cassel agregó que “si bien es cierto que la situación de El Salvador es extrema, la respuesta de los EE.UU. se expresa en términos generales y no se limita a ese país. Creo que se puede esperar una reacción similar del gobierno de Biden, cuando se dieran ataques similares, aún no tan extremos, a la independencia judicial en otros países”.

PB

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta