Economía Noticias

Guerra por los talentos: las empresas de tecnología vs. los competidores individuales

Las empresas que integran ese ecosistema basado en el conocimiento conocen todo tipo de desafíos y últimamente se enfrentan a una inesperada pero dura competencia. No ya entre firmas sino entre las organizaciones y los talentos individuales que salen por su cuenta a cazar negocios.

Esta mañana Luis Galeazzi, presidente de Argencon que aglutina a las empresas lo dijo bien claro: “Las empresas han sido capaces de desarrollar cientos de miles de profesionales de alta calidad que son reconocidos en todo el mundo y son el entorno formativo por excelencia donde el conocimiento se potencia en el trabajo en equipo, bajo la supervisión de líderes expertos”, soltó para marcar diferencias con el nuevo fenómeno con el que se encuentran y que les eleva el precio del talento.”Tenemos un alto costo endémico, mayor al de nuestra competencia internacional”, señaló Galeazzi al acotar que muchos van a trabajar a empresas que compiten con las firmas argentinas en el exterior. “Ya es un problema de pérdida de mercado”.

Economía del conocimiento

Esta industria, que contó en sus inicios con la ley del software y recientemente con la de la economía del Conocimiento, se convirtió en el tercer rubro exportador de Argentina con US$ 5.650 millones en 2020 y 420 mil empleos. Ese volumen de exportaciones refleja, sin embargo, una caída respecto del pico de US$ 6.500 millones. “Venimos cayendo desde hace diez trimestres consecutivos”, afirmaron.

Otro reproche de las empresas es que estos talentos libres fueron formados en las propias organizaciones y luego tomaron vuelo. Es una tendencia que se repite en otros sectores con jóvenes que no soportan la vida corporativa

En la industria resaltan una especie de competencia desleal. “Las empresas tienen cargas patronales, impositivas, pagan derechos de exportación. Todo agravado por la brecha cambiaria oscilante entre 40 y 80% con un dólar blue de $140 versus el oficial a $ 92″, insistió Galeazzi.

Así hablan de un mercado laboral paralelo.  Argumentan que a la fuga de cerebros se agrega que muchos de los talentos libres operan en negro apalancados en “plataformas freelance” que proveen los instrumentos necesarios: la búsqueda de clientes, los medios de pago, los contratos, las ofertas y la intermediación en el pago de los servicios.

“No tienen la misma capacidad productiva y creativa 100 individuos contratados temporalmente por proyectos, que una empresa de 100 profesionales actuando orgánicamente en el marco permanente de trabajos continuos”, sostuvieron en una reunión con la prensa. Y añadieron que la Cadena formativa está quebrada. “El trabajo individual no genera escuela”, inisitieron en el que parece un caballito de batalla para una pelea que recién comienza.

Mirá también

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta