Mundo Noticias

Joe Biden apunta contra las “armas fantasma” y anuncia medidas para frenar las matanzas

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunciará este jueves un paquete de medidas destinadas a controlar la desenfrenada violencia por armas de fuego en el país. Y la mira está puesta especialmente en las “armas fantasma”.

Se trata de armas caseras que no se pueden rastrear porque se venden sin números de serie ni información que permita identificar a su dueño. 

El presidente ha recibido presiones por parte de sus aliados demócratas para que actúe tras los recientes tiroteos de Colorado, Georgia y California.

La Casa Blanca detalló en un comunicado que el gobierno promulgará seis medidas iniciales para “hacer frente a la epidemia de salud pública que supone la violencia armada”.

La iniciativa viene motivada por las promesas que hizo Biden en campaña y por los recientes tiroteos masivos en Boulder -donde murieron 10 personas- y en Atlanta -que dejó ocho víctimas mortales-, por lo que tratará de reducir “todas las formas de violencia con armas de fuego: la violencia comunitaria, los tiroteos masivos, la violencia doméstica y el suicidio por arma de fuego”.

“La violencia con armas de fuego se cobra vidas y deja un legado duradero de traumas en las comunidades todos los días en este país, incluso cuando no aparece en las noticias nocturnas”, resaltó el gobierno estadounidense. Y remarcó que muchas zonas del país están atravesando un “pico histórico de homicidios”.

El 22 de marzo pasado, la ciudad de Boulder, en Colorado, vivió el horror de otro tiroteo sangriento. Foto: AFP

El 22 de marzo pasado, la ciudad de Boulder, en Colorado, vivió el horror de otro tiroteo sangriento. Foto: AFP

Aunque Biden presente estas medidas, necesitará el visto bueno del Congreso, al que ha pedido que apruebe estas leyes.

El mandatario resaltó la aprobación de dos proyectos de ley en la Cámara de Representantes el mes pasado que busca acabar con las lagunas que existen en el sistema de verificación de antecedentes, entre otros.

Armas caseras

Pero el Ejecutivo “no esperará a que el Congreso tome medidas para salvar vidas”. Por eso el Departamento de Justicia, en un plazo de 30 días, emitirá una propuesta de ley para ayudar a detener la proliferación de “armas fantasma”, que consisten en unos kits que los compradores pueden convertir en armas fácilmente.

Un homenaje a un policía muerto durante un tiroteo que dejó otras nueve víctimas en Boulder, Colorado, días atrás. Foto: REUTERS

Un homenaje a un policía muerto durante un tiroteo que dejó otras nueve víctimas en Boulder, Colorado, días atrás. Foto: REUTERS

Al no estar clasificados como armas de fuego, estos kits pueden ser comprados por cualquier persona, sin necesidad de presentar los antecedentes.

Cuando este tipo de armas son usadas para cometer crímenes, a menudo no pueden ser rastreadas por las fuerzas de seguridad debido a la falta de un número de serie o más detalles de identificación.

Por otro lado, el mismo departamento, en un plazo de 60 días, emitirá un proyecto legislativo para “aclarar cuándo un dispositivo comercializado como refuerzo estabilizador convierte efectivamente una pistola en un rifle de cañón corto sujeto a los requisitos de la Ley Nacional de Armas de Fuego”.

Esta acción en concreto fue la que uso el presunto tirador de Boulder, ya que utilizó una pistola con un dispositivo de estabilización, que puede hacer que un arma de fuego sea más estable y precisa sin dejar de ser ocultable.

Clientes en una armería de Orem, en el estado de Utah. La compra de armas es sencilla en Estados Unidos. Foto: BLOOMBERG

Clientes en una armería de Orem, en el estado de Utah. La compra de armas es sencilla en Estados Unidos. Foto: BLOOMBERG

Restricciones a la compra

El Departamento de Justicia también publicará un modelo de legislación de “bandera roja” para los estados, para permitir a los familiares o a las fuerzas de seguridad solicitar una orden judicial que prohíba temporalmente a las personas en crisis el acceso a las armas de fuego si representan un peligro para ellos mismos o para los demás.

Sin embargo, no habrá grandes medidas para tratar de endurecer las leyes generales de armas, como verificaciones de antecedentes adicionales, o poner fin a la venta de rifles poderosos que se usan a menudo en asesinatos en masa.

Además de estas medidas, Biden aumentará la financiación de las iniciativas desatinadas a reducir la violencia urbana, destinando 5.000 millones de dólares en los próximos ocho años.

Por último, la Casa Blanca ha anunciado que el presidente nombrará a David Chipman como director de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), la agencia federal que regula las armas y su venta.

Como reflejo de la falta de unidad política en todo lo relacionado con las restricciones a las armas de fuego, la ATF no ha tenido un director confirmado por el Senado desde 2015.

Biden lleva mucho tiempo prometiendo mano dura contra la cultura de las armas en Estados Unidos que, según él, alimenta una epidemia de tiroteos masivos, así como el flujo diario de crímenes y suicidios con armas de fuego, aún más mortífero pero menos denunciado.

El presidente se declara partidario de un control más estricto de los antecedentes de los compradores de armas de fuego y de la prohibición de los rifles de tipo militar denominados armas de asalto. Pero estas iniciativas enfrentan una fuerte resistencia en el Congreso.

En 1994, cuando era senador, Biden apoyó la prohibición de las armas de asalto. La ley expiró una década más tarde y nunca fue renovada, con los republicanos cada vez más rígidos en su oposición a lo que describen como un ataque al derecho constitucional a portar armas.

Fuente: DPA, AP y AFP

CB

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta