Noticias

La violencia política aumentó en 2020 con el asesinato de 167 líderes

Según datos de la Misión de Observación Electoral (MOE), 167 líderes sociales fueron asesinados en Colombia en 2020, un 32,5 % más que en 2019, principalmente en los departamentos de Cauca, Norte de Santander y Antioquia. EFE/Carlos Ortega/Archivo
Según datos de la Misión de Observación Electoral (MOE), 167 líderes sociales fueron asesinados en Colombia en 2020, un 32,5 % más que en 2019, principalmente en los departamentos de Cauca, Norte de Santander y Antioquia. EFE/Carlos Ortega/Archivo

Bogotá, 24 mar (EFE).- La violencia en contra de los liderazgos políticos, sociales y comunales en Colombia repuntó en 2020 pese a las medidas de restricción impuestas por la pandemia del coronavirus, señaló este miércoles la Misión de Observación Electoral (MOE) que documentó 167 asesinatos el año pasado.
A través de su observatorio político-electoral, la MOE registró en su informe anual sobre violencia política 563 hechos de violencia durante 2020 en contra de los líderes del país, lo que representa un aumento del 2 % comparado con las cifras del 2019, cuando se registraron 551 casos, y un 70 % respecto al 2018.
“Para la MOE estas cifras resultan preocupantes, pues son evidencia del aumento acelerado en los patrones de violencia”, advirtió la Misión en un documento en el que pidió a las autoridades colombianas reforzar la protección de los líderes de cara a las elecciones de 2022.
Según los datos, 167 líderes fueron asesinados en 2020, un 32,5 % más que en 2019, principalmente en los departamentos de Cauca, Norte de Santander y Antioquia.
“La MOE ha sido enfática en la existencia de una relación entre la violencia contra los liderazgos y los hitos del calendario electoral”, señaló al advertir que las amenazas fueron la agresión más reiterativa del año, con un total de 326 hechos.
La violencia además se recrudeció significativamente durante el segundo semestre de 2020 en los departamentos de La Guajira, Chocó y Nariño, mientras que en las regiones en las que se aplicaron los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) se registraron 268 hechos violentos.
“En estas zonas, los embates del conflicto y la débil presencia del Estado se combinan con diversos grupos o intereses que buscan el control de las mismas, quedando en medio distintos líderes que trabajan para proteger su territorio”, aseguró la directora de la MOE, Alejandra Barrios Cabrera.
SILENCIAR A LOS DEFENSORES
La mayor cantidad de ataques fue dirigida hacia los liderazgos sociales, víctimas del 58 % de los hechos registrados (324), quienes sufrieron además el aumento de los asesinatos pues el número de homicidios contra ellos se incrementó en un 80 %, al pasar de 61 asesinatos en 2019, a 110 en 2020.
“Este contexto evidencia patrones de accionar violento, que más allá de disuadir el accionar de los líderes sociales por medio de intimidaciones, buscan silenciar su voz”, dijo la coordinadora de investigación de la MOE, Pamela San Martín.
Los líderes políticos fueron el segundo tipo de liderazgo más afectado en 2020, con 170 vulneraciones, seguidos de los líderes comunales, víctimas de 69 hechos de violencia.
La MOE también documentó el incremento en un 67 % de las agresiones mortales contra las lideresas en los últimos tres años y el aumento de la violencia en contra de los liderazgos LGBTI.
Por eso, advirtió que “es necesario repensar los mecanismos de protección” para “encontrar alternativas viables que generen una mayor efectividad”, así como “fortalecer la aplicación de enfoques diferenciales, que entiendan las condiciones de género, étnicas y geográficas de quienes requieren protección”.

Fuente: Infobae

Dejá una respuesta