Noticias

Larreta busca recuperar la iniciativa de cara a 2023

7.40 de la mañana en el Bajo Belgrano fue la cita, que se extendió hasta la tarde noche. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, convocó ayer a su gabinete para un mini retiro espiritual, en una de las semanas donde más activo se lo vio: cena con diputados nacionales, encuentro con Mauricio Macri y acto con los Jóvenes PRO. En todos se mostró como un dirigente nacional con un proyecto de poder hacia 2023.

A pesar de que tuvo que quedar una noche internado por una arritmia benigna producto del coronavirus, Larreta prácticamente no interrumpió su frondosa agenda. Ayer estuvo todo el día en Lowlands Belgrano, un salón de eventos privado con un fondo verde y una vieja casona, donde hubo un gran repaso de gestión durante horas. En particular, hubo tiempo para evaluaciones y hasta momentos de reflexión. Acaso por ello a los funcionarios les llegó el pedido de que sean “puntuales” y que usen “ropa cómoda”, aunque pasaron largas horas sentados. Además, se les pidió a todos que apaguen sus celulares.

El raid político estuvo presente toda la semana. El jueves en el Centro Cultural Recoleta, fue el principal orador de una cumbre con los Jóvenes PRO de todas las provincias, cuya agrupación preside Martín César. Allí, les dijo: “Donde más tenemos para crecer es en el voto joven, donde más potencial tenemos. Por eso tienen que ir a militar a las calles, a las universidades, ir a buscar ese voto.  Pero lo primero es la unidad: sin unidad (de JxC) no hay nada”. Y amplió: “Tenemos que tener vocación de ampliarnos. Con lo oferta electoral de 2019 perdimos. Acá en la Ciudad hicimos la mejor elección de la historia tuvimos a todos adentro: del socialismo a Espert. Para eso hay que sumar desencantados, votos del perfil apolítico, de aquellos que están en el medio y no son fanáticos que definen una elección”.

Finalmente, dejó su inquietud sobre el futuro electoral: “Aspiramos a ganar. Es muy importante la elección de 2021: si ellos se quedan con quórum propio en Diputados puede ser muy peligroso dados los avances que quieren hacer sobre las instituciones”. “Ganar el 2021 es un paso previo para ganarles en 2023”, ejemplificó.

Para el jefe de
Gobierno no
polarizar sigue
siendo una máxima

Ese mismo día, por la mañana dio una muestra de unidad y un mensaje al poder. Sumó a Macri a una foto oficial. La actividad conjunta se dio en el Centro Metropolitana de Diseño, en Barracas. Eligieron una política educativa del Gobierno porteño que atravesó los ochos años de Macri y los ocho que terminará Larreta. Así, reunieron, bajo los buenos oficios de la ministra de Educación porteña, e histórica dirigente del PRO, Soledad Acuña, quien organizó una charla con adolescentes que están cursando el último año de la escuela secundaria y que habían comenzado sus estudios con inglés obligatorio desde la primaria, una política que implementó el ex presidente como jefe comunal.

La foto fue un mensaje de unidad al interior de Juntos por el Cambio justo cuando Macri recuperó una centralidad que no había tenido en 2020, por decisión propia. De hecho, también fue la primera imagen juntos fuera de un Zoom. Es más: el año pasado se dieron varias reuniones reservadas entre ambos en las cuales hubo tensión porque el ex presidente pretendía endurecer los posicionamientos del jefe comunal.

De todos modos, en el larretismo tomaron la recorrida con regocijo. Además porque, se ilusionan, Macri termine apoyando a Larreta para el 2023. Por lo pronto, por la mañana el ex jefe de Estado había expresado su deseo de que haya PASO en JxC para dirimir candidaturas.

Para el jefe de Gobierno no polarizar sigue siendo una máxima de la que no se mueve: se lo repitió el lunes por la noche a la bancada de legisladores del PRO que le llevó Cristian Ritondo, el jefe del bloque. Allí, volvió a apelar a no exacerbar la polarización y que, para gobernar, la grieta hacía inviable el país. Es más: habló de las cuestiones centrales que necesita la Argentina, ya plantado como un futuro candidato a presidente. “Polarizar puede servir para ganar elecciones pero no sirve para transformar el país. Alcanza para ganar pero no para reformarlo”, les planteó. “Hay que pensar en las grandes reformas que sabemos que el país necesita”, añadió. En otro tramo de su alocución expresó que no quiere “internismos” en JxC, planteó que él está para sumar y que hay que ampliar el frente opositor. La cena fue en Homero Manzi, donde deambularon las empanaditas de jamón y queso, el pollo, la carne y la pizza. Hubo legisladores que optaron por ensalada.

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta