Economía Noticias

Los inquilinos insisten en que se prorrogue el decreto que suspende los desalojos

Tras el anuncio oficial de un protocolo para asistir a las familias que se encuentran en riesgo de desalojo por el inminente vencimiento (el 31 de marzo) del decreto que prorroga los contratos de alquiler, las organizaciones que representan a los inquilinos señalaron que “esa medida debió haberse tomado hace mucho tiempo” e insistieron en el pedido de que se prorrogue el decreto y se implemente un plan de desendeudamiento de las familias que alquilan.

Con el apoyo de distintos sectores, las agrupaciones de inquilinos, entre ellas la Federación de Inquilinos Nacional, presentaron una nota al presidente Alberto Fernandez y al ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi. En ella, las entidades piden que se ”extienda el decreto que suspende desalojos, congela el precio de los alquileres y extiende automáticamente los contratos de alquiler hasta que se elabore y ponga en marcha un plan de desendeudamiento de las familias inquilinas para que nadie quede en la calle en el advenimiento de la segunda ola que golpea cruelmente a toda la región”, señaló la carta.

“Hace dos meses el Gabinete nacional firmó el decreto 66/21, donde se decía que la pandemia modificó la cotidianeidad y las previsiones de los argentinos, y que muchos trabajadores, comerciantes, profesionales y pymes vieron afectados sus ingresos “fuertemente”. ¿Qué cambió en apenas 60 días para que se anuncie que no habrá prórroga del decreto?”, se preguntaron las entidades en la nota.

Gervasio Muñoz, titular de Inquilinos Agrupados opinó sobre la nueva medida que se publicó hoy en el Boletín Oficial y que apunta “a coordinar acciones para abordar soluciones habitacionales”. “Eso debía haberse hecho hace mucho tiempo. Nosotros ofrecimos toda la información al respecto. Ese pedido de información debió haber sido la primera opción. En cambio, se optó hasta ahora por no extender el decreto y el resultado va a ser que muchas familias queden en la calle.”, señaló el dirigente.

Según comentó el dirigente, “sólo en un mes y medio de 2020 se inició la misma cantidad de juicios de desalojo que en 2019”, dijo.

Según la explicación de los inquilinos a las autoridades, “la extensión del decreto, además de ser la única forma de frenar una ola de desalojos, debe servir para conocer cuántos hogares están endeudados, cuántos hicieron uso del decreto para prorrogar el contrato, cuántos tienen sentencia de desalojo, y cuántos no tendrán opción para alquilar en las condiciones que le imponga el mercado que lleva adelante una maniobra inhumana de aumentos, incumplimiento de lo dispuesto por la nueva ley de alquileres y recurrentes amenazas, maltratos y hostigamientos hacia los inquilinos que intentan se cumplan sus derechos”.

La carta cuenta con las firmas, entre otras personalidades, de Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Colectivo Ni Una Menos, Juan Grabois, el dirigente de aceiteros Daniel Yofra, el dirigente sindical Hugo Godoy, la legisladora Ofelia Fernández, el diputado Walter Correa y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

A pesar de los reiterados reclamos, el ministro Ferraresi señaló a principios de este mes, que el decreto no será postergado. Tras un año de congelamiento en el marco de las medidas de emergencia por la pandemia, el ministro adelantó que a partir de abril “no habrá posibilidad de desalojos sin mediación”, una instancia que se reglamentó a partir de la Ley de Alquileres.

Por eso, para el próximo lunes 29 a las 20hs las organizaciones de inquilinos van a llevar adelante “un ruidazo”  con concentraciones en algunas plazas del país.

Con la misma vehemencia de los inquilinos, también el sector inmobiliario viene reclamando que el decreto finalice en los términos previstos para que el mercado de los alquileres no acumule tanta presión.

Segun las inmobiliarias,  la nueva Ley de Alquileres, por un lado, y las medidas de congelamiento del valor locativo y la prórroga automática de los contrato, lograron que muchos propietarios decidieran retirar sus propiedades del alquiler, achicando la oferta y haciendo crecer más del 60% el valor locativo.

Según un relevamiento del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), en los últimos 12 meses, el costo de alquilar un monoambiente en Capital Federal aumentó 60%. En tanto, en los departamentos de 2 ambientes la suba fue de 55,6% y de 60,0% en los de 3 ambientes. Esto ocurrió a pesar de que el Índice para Contratos de Locación que publica diariamente el BCRA muestra un incremento de 19,9% entre mediados de julio de 2020 y mediados de marzo de 2021.

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta