Economía Noticias

Negociación por la deuda: el FMI advierte que “hay diferencias de opinión” dentro del Gobierno argentino

Las negociaciones del Gobierno argentino con el Fondo Monetario Internacional por la reestructuración del mega préstamo de US$ 45.000 millones que el organismo hizo al país en 2018 pareciera seguir estrategias distintas. Mientras la Casa Rosada manifestó el mes pasado una postura un poco más intransigente, el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca acercar posiciones para alcanzar un acuerdo.

Ahora, un funcionario del FMI afirmó que el organismo percibe esa tensión: “Parece que hay diferencias significativas de opinión dentro de la alianza política del presidente Fernández sobre la dirección que deben tomar, tanto en lo que respecta a la política como a las negociaciones con el Fondo”, dijo Alejandro Werner, el jefe del organismo para el Hemisferio Occidental.

Werner reconoció que la conclusión está demorando más de lo esperado en alcanzarse y se refirió al canje de deuda que el país realizó en septiembre pasado como un proceso que aún genera incertidumbre. En una conferencia virtual organizada por S&P, afirmó que  Werner afirmó que si bien la relación con el Gobierno “es constructiva“, las negociaciones “se han alargado más” de lo previsto.

“Estamos trabajando para estar listos cuando el Gobierno quiera finalizarlo y acelerarlo. Creo que estamos en condiciones de hacerlo, pero es cierto que las negociaciones se han alargado más de lo que quizás pensábamos… para estar listos en la primera mitad de este año”, dijo y añadió: “Hay una interpretación por nuestra parte de que quizás el Gobierno siente que (será) mucho mejor emprender esta negociación política después de las elecciones y no antes”, reconoció el funcionario.

Respecto de la interpretación del mercado sobre la solidez de la deuda que el país reestructuró en 2020, reflejada en los deprimidos precios de los bonos argentinos, que ya cotizan en torno a los US$ 30 centavos,  Werner dijo: “Todavía hay mucha incertidumbre sobre el camino de la política económica de Argentina para hacer sostenible la deuda del país” y explicó: “Siempre hay al menos dos patas en cualquier reestructuración. Una es cómo se cambian los términos de los contratos de deuda, la otra es cómo se cambian las políticas para que la nueva deuda sea sostenible. Y creo que en esa segunda etapa es donde tenemos mucha incertidumbre”

Las declaraciones de Werner se produjeron casi al mismo tiempo que el ministro de Economía, Martín Guzmán exponía en la reunión Plenaria del Comité del FMI, donde pidió por la reasignación de DEGs y suspensión de sobrecargos para países de ingresos medios. “Argentina apoya firmemente la nueva asignación general de DEG por un monto de US$ 650.000 millones. Esto ayudará a proporcionar a los países en desarrollo la liquidez que tanto necesitan“, dijo Guzmán y remarcó: “Una suspensión de los recargos de tasa de interés en los programas de préstamos del FMI ayudaría a los países en dificultades“.

En ese punto, Guzmán se refirió al exitoso canje que encabezó el año pasado y dijo: “Argentina reestructuró su deuda a pesar de la crisis de 2020. Al comienzo de las negociaciones, solicitamos asistencia técnica al FMI y el análisis realizado contribuyó a un proceso de reestructuración de deuda soberana más ordenado y mejor anclado. Después de unos meses, pudimos llegar a un acuerdo y no habrá ningún litigio en el futuro“, aseguró el Ministro.

Guzmán retomó el pedido que los países del G24 hicieron al comienzo de la semana para revisar la política de sobrecargos por los intereses de la deuda, algo que afecta a naciones en desarrollo. “Es muy importante tener una revisión de la Política de Límites de Acceso y Recargos del FMI. Hoy en día, penaliza a los países en las circunstancias más adversas, es regresiva y procíclica”, dijo y añadió: “Esta política debe revisarse y, mientras tanto, una suspensión de los recargos ayudaría a los países en dificultades”, manifestó. 

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta