Noticias Política

Para el Consejo de Guerra, el ARA San Juan debió haber navegado en superficie para evitar el naufragio

El Consejo General de Guerra que juzgó a 8 marinos por su responsabilidad en la tragedia que terminó en el naufragio del ARA San Juan y la muerte de sus 44 tripulantes consideró que el submarino debió haber permanecido en superficie en su regreso a puerto y con comunicación a intervalos con tierra. Y además que la cadena de comando no tuvo la comunicación ni se reunió el estado mayor de la fuerza de submarinos, como la situación requería.

Esos fueron los principales argumentos del fallo disciplinario conocido el lunes y que culminó en la destitución -la más grave sanción posible- del ex comandante de la Fuerza de submarinos con base en Mar del Plata, capitán Claudio Villamide; además de los arrestos rigurosos de 45 días al ex jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur y al ex jefe de la base de puerto Belgrano, contraalmirante Luis López Mazzeo, entre otras duras sanciones. Otros de los imputados fueron absueltos.

Este viernes, se dio a conocer la resolución completa de 140 páginas -a la que tuvo acceso Clarín– con detalles sobre lo que se debatió durante más de tres meses a puertas cerradas en el Consejo de Guerra, con informes periciales y desfile de más de 50 testigos.

El énfasis en marcar qué hubiera sucedido de estar el submarino en superficie (como se sabe, implosionó en inmersión y yace a 900 metros en el fondo del mar), quedó expuesto en un interrogatorio del general Juan Martín Paleo -jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, y vocal del tribunal- al perito capitán de navío (R) Gerardo Bellino, en una de las audiencias.

– ¿Se hubiera hundido el submarino, aunque estuviera con el principio de incendio e incendiándose en superficie?, inquirió Paleo.

– Evidentemente no hubiera colapsado.

– No se hubiera producido el colapso?, insistió el juzgador.

-Podría haber tenido otro accidente, pero no implosionar.

El General Martín Paleo, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF.AA. Fue uno de los tres miembros del Consejo de Guerra. Foto German Garcia Adrasti

El General Martín Paleo, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF.AA. Fue uno de los tres miembros del Consejo de Guerra. Foto German Garcia Adrasti

El punto fue clave en la sanción a Villamide, pero hay controversia con muchos sectores de la Armada.

El submarino había reportado el 14 de noviembre de 2017 a la base en tierra el ingreso de agua en las baterías, cortocircuito y un principio de incendio. Y el 15, se supo mucho después, implosionó. Villamide en su defensa relató el intercambio que mantuvo con el comandante del ARA San Juan, Pedro Fernández, quien le dijo que en cuanto fueran a inmersión, “iban a regresar al tanque de baterías para evaluar el cortocircuito, desconectar y puentear lo que fuera necesario para reconectar el circuito de proa”.

Villamide alegó haber intercambiado “opiniones alternativas sobre esta operación” pero “tratándose en definitiva de una cuestión de criterio, el cap. Fernández era quien estaba en el mar y al comando de la nave por lo que era su competencia tomar la mejor decisión”. Fernández también hizo saber que estaban “fatigados por el temporal” que enfrentaban en superficie (olas de seis metros).

En el punto controversial el Consejo de Guerra avanzó también con la opinión del capitán de navío (R) Arturo Marfort (perito designado por el ex jefe de la Armada vicealmirante José Villán a pedido del sumariante), quien dijo que sin restringir la libertad del capitán “se le podrían haber impartido algunas directivas tendientes a facilitar la capacidad propia para intervenir”.

El contralmirante Luis López Mazzeo, ex jefe de la base de Puerto Belgrano, uno de los sancionados por el Consejo de Guerra.

El contralmirante Luis López Mazzeo, ex jefe de la base de Puerto Belgrano, uno de los sancionados por el Consejo de Guerra.

Marfort habló de la necesidad de medidas “adicionales” aunque nunca se declaró la emergencia, y sostuvo que “la inacción que se observa por la no adopción de medidas preventivas... podría indicar que el comandante de la fuerza de Submarinos y su Estado Mayor no tuvieron conciencia de la real dimensión de la incidencia a bordo del ARA san Juan y de los riesgos”. Ya en su testimoniala opinó que “independientemente del mensaje tranquilizador del capitán Fernández… cualquier incendio en el tanque de baterías… es algo que no se puede ignorar”.

Aunque “no se puede afirmar que necesitara ayuda, ya que no requirió apoyo ni se declaró en emergencia”, Marfort dijo que no implica que en tierra debieron “prepararse”.

También fue testigo el contralmirante (R) Gustavo Trama, quien integró la comisión investigadora creada en 2017 por el ministerio de Defensa, y fue comandante del submarino San Juan y Comandante de la Fuerza de Submarinos.

“El comandante siempre tiene la última palabra en el mar”, sostuvo Trama pero enseguida matizó: que el comandante de la Fuerza de Submarinos “tiene un panorama más amplio y que entonces en esta situación “fuera de lo común (por el siniestro) no se puede decir efectivamente que el comandante (del submarino) tiene la última palabra”.

Interrogado por un asesor de López Mazzeo, el vicealmirante (R) Héctor Priotti, si por reglamento desde tierra el comandante de la Fuerza de Submarinos puede ordenarle ir en superficie, respondió: “Poder se puede”. Y recordó que él mismo en ese rol ordenó al ARA San Juan la navegación en superficie a la salida de una reparación de media vida en Brasil, por una avería.

Pero enseguida Trama pareció poner reparos a la postura de la acusación. Vuelto a ser inquirido por Priotti, sobre la cuestión reglamentaria y el “poder se puede”, Trama fue más gráfico: “A ver… si me dice nos estamos quemando, prendiendo fuego, y sí que le debía ordenar; ahora, si le dice estamos todos fenómenos, ¿Qué quiere que le diga?”

Un informe pericial determinó además, que la postergación del carenado no tuvo incidencia de “causa-efecto” en el accidente, que se debió -por lo que se infirió- a dos factores: la meteorología sumamente adversa y el ingreso de agua a las baterías.

Además de Paleo, integró el Consejo el viceministro de Defensa Sergio Rossi y el subjefe del Estado mayor Conjunto, brigadier Pedro Girardi.

Entre muchos otros testimonios el 26 de enero declaró el capitán de navío Enrique Balbi, quien tuvo el más alto perfil en la crisis ya que fue el vocero de la Armada, y es ex comandante de submarino. Preguntado que esperaría de su comandante de la Fuerza en tierra, dijo que “en principio la comunicación permanente, por cualquier asesoramiento y evacuar cualquier tipo de requerimiento que yo le haga a mi comandante en tierra”.

Mirá también

Mirá también

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta