Noticias Sociedad

Por qué siempre se inunda La Plata: lo que falta hacer más allá de una foto

Si la lluvia es copiosa e intensa se inunda mucho. Y si cae un poco menos de agua, sólo hay anegamientos parciales. Pero una variable es constante: La Plata siempre se inunda.

El fenómeno desconoce anuncios oficiales o realización de obras y también perfora el origen partidario de las autoridades. Desde hace más de 20 años, en la capital bonaerense un temporal de precipitaciones intensas termina con avenidas que mudan a ríos torrentosos y plazas transformadas en lagunas.

La explicación –según los expertos– es “multicausal”. No obstante, cualquier argumento suena a excusa para cientos de vecinos que tuvieron que pasar la noche con agua en sus habitaciones; para los propietarios de autos que flotaban como botes en las calles de la capital de la provincia y casi 200 mil alumnos que entre el martes y este miércoles no tuvieron clases en las escuelas.

Las tormentas “superceldas” que golpearon la región de la capital bonaerense descargaron más de 170 milímetros de agua en apenas un día. “Fue un suceso extraordinario. En algún momento fue peor que lo ocurrido abril de 2013”, reconoció un responsable de Defensa Civil que trabajó toda la noche en las zonas más afectadas.

Se refería a la catástrofe de hace 11 años, cuando un temporal dejó al menos 89 muertos y afectó más de 30 mil viviendas en la ciudad. Con todos los focos puestos en la ciudad atravesada por una catástrofe, los gobiernos (nacional, provincial y municipal) encararon un plan de obras hidráulicas que demoró más de cinco años y casi 500 millones de dólares.

La Plata se volvió a inundar durante el temporal del miércoles. Foto Mauricio NievasLa Plata se volvió a inundar durante el temporal del miércoles. Foto Mauricio Nievas

“La Plata, como muchas ciudades de nuestro país es inundable porque está emplazada sobre arroyos que fueron entubados, pero su traza no se borra, y porque se sigue permitiendo que nuevos asentamientos se hagan en zonas bajas con alto riesgo de inundación”, explicó a Clarín el ingeniero hidráulico Pablo Romanazzi, investigador y docente de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), que escribió un libro sobre ese feriado trágico del 2 de abril de 2013.

Por eso, las crónicas repiten barrios que se asocian naturalmente con los desbordes hídricos: Altos de San Lorenzo, Villa Elvira, Tolosa, Los Hornos, Ringuelet. Sectores de Villa Elisa y de City Bell, al norte.

“Esta descripción implica que las obras son una parte de la solución, pero nunca el fin del problema. El complemento necesario es la prevención basada en los sistemas de alerta por monitoreo a tiempo real, la actualización permanente del inventario físico (la ciudad es un ente vivo, dinámico) y la simulación matemática de los fenómenos de inundación que nos permite anticiparnos a los acontecimientos”, detalló el experto.

Por las tormentas "superceldas" cayeron más de 170 mm de agua en un día en La Plata. Foto Mauricio NievasPor las tormentas “superceldas” cayeron más de 170 mm de agua en un día en La Plata. Foto Mauricio Nievas

El año pasado, la Municipalidad puso en línea una “Gestión integral de Riesgo” para que cada vecino y en cada barrio tengan herramientas para actuar en caso de emergencias. “Pero ese instrumento se debe potenciar desde la comuna. Nosotros en la UNLP aportamos cuestiones técnicas pero la gestión es municipal”, planteó Romanazzi.

El “mapa de riesgo” está invisibilizado. Casi ningún platense lo usa.

Falta de mantenimiento y acumulación de basura

En el fenómeno que acompañó la llegada del otoño 2024, hay denuncias vecinales por falta de mantenimiento de los desagües y por acumulación de basura u otros residuos domiciliarios. Las vías de evacuación no habrían estado en condiciones de tolerar una tormenta como la que previó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

“La Ciudad se inunda porque faltan obras acordes con la realidad que marca el cambio climático”, es la sentencia del ingeniero Claudio Velazco, experto en temas hidráulicos y autor de un proyecto integral para toda la región AMBA.

Los expertos dicen que todavía faltan obras y un "plan de riesgo" en el que cooperen los vecinos. Foto Mauricio Nievas Los expertos dicen que todavía faltan obras y un “plan de riesgo” en el que cooperen los vecinos. Foto Mauricio Nievas

El especialista describe: falta ampliación de puentes que no se hicieron sobre el cauce principal del arroyo El Gato. Por caso los del camino costero en Ensenada, y los de Av 520 y Av 19 de La Plata. Como no se ampliaron, ofician de verdaderos “cuellos de botella” para el escurrimiento del cauce principal de ese Arroyo”, dijo Velazco a Clarín.

Los arroyos entubados resisten y como si se tratara de cauces fantasmas, el agua corre por sus trazas imaginarias (que ahora son calles) cuando las precipitaciones son intensas.

Romanazzi concluyó que además de complementar con infraestructura, se requiere “prevención y concientización para estar preparado cuando vienen estos eventos. El SMN mejoró muchísimo en los pronósticos a corto plazo. Y cuando no llueve seguir trabajando en ampliar obras, relocalizar asentamientos y mejorar la custodia y planificación del territorio”.

La falta de higiene también es otro de los causantes de las inundaciones. Foto Mauricio NievasLa falta de higiene también es otro de los causantes de las inundaciones. Foto Mauricio Nievas

Hubo algunos avisos que anticiparon el estado actual. El 27 de enero del 2002 con unos 122 milímetros (mm) a razón de de 75 mm/h, dejó casi toda la ciudad bajo agua. “La Plata tenía un serio problema de desagües y las obras que se hicieron fueron muy escasas respecto a la magnitud del problema”, consideró Velazco.

El 28 de febrero del 2008 la capital se volvió a tapar de agua. Entonces fueron sectores de Gonnet, City Bell y Villa Elisa. Cayeron 242 mm y hubo picos de 100 mm/h.

Se realizaron anuncios y parches. Entonces, el 2 de abril del 2013, la precipitación acumulada superó los antecedentes previos: 389 mm, de los cuales 300 mm llovieron en sólo tres horas. La consecuencia resultó fatal.

Entre el martes y el miércoles casi 200 mil alumnos no tuvieron clases. Foto Mauricio NievasEntre el martes y el miércoles casi 200 mil alumnos no tuvieron clases. Foto Mauricio Nievas

Velazco considera que “la inversión necesaria para concretar el mínimo de obras requeribles es de 200 millones de dólares, a los que deberán adicionarse los costos de los puentes aún no ampliados sobre el Arroyo El Gato”.

Más datos que aporta el experto: para completar una propuesta integral para afrontar las grandes tormentas, como la que se presentaron estas semanas, se requeriría una inversión de 1.250 millones de dólares.

Mucho más dinero que el que exige la foto del intendente Julio Alak y del gobernador Axel Kicillof en un centro de monitoreo.

La Plata. Corresponsalía

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta