Noticias

Rodríguez Larreta refuerza su propia estrategia y se diferencia de Nación y provincia

Esta vez, a pesar de que siempre habla del camino del diálogo, no llegó a un acuerdo. Aunque seguirá con un vínculo por “temas de gestión” con el Gobierno nacional y el bonaerense, Horacio Rodríguez Larreta tomó la decisión de distanciarse, progresivamente, del Frente de Todos, incluso en lo que tiene que ver con la lucha contra la pandemia.

A diferencia del año pasado, cuando tanto él como sus funcionarios se cuidaban de no criticar al oficialismo, para Larreta comenzó otra etapa: no solo de criticar proyectos como la reforma judicial o la embestida contra la Corte Suprema, también de no validar la estrategia sanitaria de la Nación.

Ayer se enteró del contenido del DNU que publicó hoy la Casa Rosada. Por ello, decidió tomarse su tiempo para, recién en conferencia de prensa por la mañana, responder y dar su mirada sobre su contenido.

Una de las decisiones clave: desprenderse del apoyo que había tenido a las medidas restrictivas, marcar diferencias sobre la circulación a la madrugada y, de alguna manera, permitir que los bares y restaurantes sigan abiertos hasta las 0, con la prohibición de ingreso a las 23 horas, como transmite el DNU. De hecho, ya se habla de “controles relajados” de parte de la Policía de la Ciudad en el horario de 0 a 6 am donde, según el decreto presidencial, no se puede circular.

Las reuniones entre Fernández, Kicillof y Larreta marcaron la primera etapa de la pandemia el año pasado.

En este marco, en la mesa más chica larretista, que integran el vicejefe Diego Santilli, el jefe de Gabinete, Felipe Miguel y el secretario General, Fernando Straface, acuñaron el término “bienestar general” para no avanzar en las restricciones que, en especial, quiso imponer Axel Kicillof.

El concepto implica que cuidarse del virus no puede dejar de lado desde realizar actividad física hasta el esparcimiento. Un caso: según dato del ministerio de Cultura el nivel de contagios en teatros y cines, con los protocolos, no llegó ni al 1%. Por ello, el ministro del área, Enrique Avogadro, ayer, cuando aún no había hablado el presidente por cadena nacional, decidió armar un hilo de Twitter donde defendió que la actividad cultural siga en pie.  

En el mismo sentido, el jefe de gabinete porteño le había transmitido a la Nación y a la Provincia que podría haber un quiebre masivo de bares y restaurantes si volvían a cerrar.

Además de esto, Larreta venía de participar anteayer de la mesa nacional de Juntos por el Cambio donde hubo fuertes críticas al oficialismo. A ello se le suma que continúa la preocupación por la distribución de vacunas: en la Ciudad sostienen, con argumentos, que no es correcto repartirlas por cantidad de población sino por cantidad de personas de riesgo por jurisdicción.

En concreto: la Capital Federal tiene un porcentaje más alto de adultos mayores que otras provincias. Por ello, también, esta semana la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se mostró con su par porteño, Fernán Quirós, en el gremio de Sanidad. Allí llegaron vacunas. Una forma elegante de incrementar el reparto sin tener que anunciarlo.

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta