Deportes Noticias

Rory McIlroy quiere sumarse al selecto club de ganadores de los cuatro Majors

El club más exclusivo en el mundo del golf tiene sólo cinco miembros. Son aquellos que han podido ganar los cuatro torneos mayores al menos una vez. Gene Sarazen lo inauguró cuando gano el Masters en 1935, Ben Hogan se sumó al ganar el Open en 1953, el sudafricano Gary Player completó el cuadrilátero al quedarse con el US Open de 1965, Jack Nicklaus lo hizo un año más tarde al triunfar en el Open y Tiger Woods fue el último en ingresar cuando en 2000 se quedó con el Open en St.Andrews. Existen 3 jugadores en actividad a los que solo les falta uno de los cuatro para ingresar al club, pero solo uno de ellos lo puede lograr esta semana.

Rory McIlroy irrumpió en el mundo del golf a fines de la primera década de este Siglo y rápidamente se transformó en el mejor del mundo. Su triunfo en el US Open de 2011 fue por 8 golpes y al año siguiente volvió a ganar por el mismo margen el PGA Championship. El Open tardó dos años más en llegar, pero también en Liverpool su triunfo fue aplastante. A partir de abril de 2015 empezó su búsqueda para coronarse en Augusta, búsqueda que todavía hoy persigue luego de 6 intentos fallidos. El juego de McIlroy se adapta perfectamente a Augusta y si tenemos que buscar alguna explicación a por qué no ha ganado hay que retroceder hasta ese 2011 en donde gano su primer grande. En abril de ese año lideraba el Masters con 4 de ventaja sobre Angel Cabrera de cara al domingo, pero se deshizo en los 9 hoyos finales para presentar una tarjeta de 80 que lo dejó en el puesto 15. Desde aquel día Augusta pareció transformarse en una pesadilla para el norirlandés.

Pocos días atrás McIlroy fue a visitar a su amigo Tiger, viven muy cerca en Florida, y se sorprendió al ver que solo los trofeos de los torneos mayores estaban en un mueble del living de la casa de Woods. Al preguntarle adónde estaban los demás, la respuesta de Tiger fue tajante: “Estos son los únicos que importan. El resto están algunos en la casa de mi mamá, otros en la oficina, pero en realidad no tengo idea adónde están”. Esa es la importancia que los grandes jugadores le dan a estos cuatro torneos, algo que explica también lo difícil que es ganarlos todos.

Rory McIlroy en la previa del Masters de Augusta. Foto: AP

Rory McIlroy en la previa del Masters de Augusta.
Foto: AP

Esta semana McIlroy ira por la hazaña, pero hay varios jugadores que pretenden hacerlo esperar un tiempo más. Siempre es difícil elegir al ganador en golf y para este Masters hay un dato que vale la pena tener en cuenta. De los ultimo 10 ganadores, 9 de ellos han llegado a Augusta ubicados en el top 10 de una estadística que se llama Golpes Ganados de Tee a Green. No vale la pena explicar el detalle de esto, pero solo Patrick Reed, un extraordinario jugador alrededor del green y con el putter, quedo fuera de la regla. Valdrá la pena por el ojo en DeChambeau, Rahm, Morikawa, Zalatoris, Thomas, Johnson (defensor del título), Finau, Cantlay, Bradley y García que llegan en el top 10 de dicha estadística. McIlroy figura en el puesto 19.

El clima seguirá siendo perfecto al menos para la primera ronda, el sol no ha parado de brillar sobre Augusta y la cancha se encuentra en la mejor condición que la recuerden los jugadores. También es cierto que la firmeza de los greens hacen prever una de los jueves más difíciles que se recuerden, pero eso dependerá de las posiciones de las banderas, que es la variable que usan los organizadores para “manejar” el score promedio del día. Como está la cancha sería raro que vayan a estar en posiciones muy complicadas en esta primera jornada.

La espera terminó y el Masters se pone en marcha. Hay quien dice que es el torneo más fácil de ganar porque son pocos jugadores en el field, muchos de ellos ex campeones que no tienen ninguna chance, algunos amateurs que tampoco pelean por el título y que, comparado con los otros Majors, solo hay que vencer a un grupo más reducido de jugadores. No soy de los que piensa así, porque si bien es cierto todo lo antes dicho, también es cierto que aquí el domingo por la tarde solo pelean los grandes nombres, y que para quedarse con el Masters habrá que ganarle siempre a los mejores.

Con este panorama Rory McIlroy volverá a intentar ser el sexto integrante del club. Sera su séptimo intento y no llega jugando su mejor golf. La ronda de hoy será más que importante en sus aspiraciones y deberá ir construyendo de a poco su camino hacia el título. Paciencia es el nombre del juego. Veremos quién lo juega mejor.

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta