Mundo Noticias

Tanques, infantería y muertos en Donbás: la guerra en el patio de trasero de Europa de la que pocos hablan

En Donbás, una de las zonas más inestables del mundo, las relaciones entre Ucrania y Rusia están al rojo vivo, y cobran la forma de una guerra abierta, entre los separatistas prorrusos, apoyados por un renovado movimiento de tropas de Moscú, y las fuerzas de Kiev.

Desde finales del mes pasado, imágenes por satélite y gran cantidad de videos filtrados en redes sociales dan cuenta de que Rusia comenzó a desplegar artillería pesada y tropas hacia la región de Donbás.

La Cuenca del Donéts, o simplemente Donbás, oficialmente no tiene determinados sus límites geográficos y una histórica región minera de carbón podría estar en disputa, si quedase del lado ucraniano o ruso del mapa.

El conflicto que se remonta al menos a 2014 vive una escalada que preocupa Europa. Este jueves, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente ruso, Vladimir Putin, conversaron y se mostraron preocupados, mientras su par ucraniano visitaba la primera línea del conflicto con separatistas prorrusos en esa devastada región.

Según Anders Åslund, investigador del Atlantic Council, un think tank con sede en Washington, “Moscú siempre juega sus cartas en diferentes lugares al mismo tiempo. No sabemos qué quiere esta vez Putin, pero dado el nivel de movilización, ciertamente algo está buscando”.

“Es probablemente (que sea) la mayor movilización militar que ha visto Ucrania en sus cercanías desde 2015”, agregó Åslund en diálogo con la BBC.

Un conflicto de larga data

Las hostilidades entre ucranianos y rusos no son nuevas. Los sucesos más recientes llevan a 2014, con la guerra que se disparó tras la anexión rusa de Crimea.

Las series de manifestaciones y disturbios conocidas como Euromaidán en Ucrania comenzaron en Kiev la noche del 21 de noviembre de 2013. El día anterior el entonces presidente ucraniano Víktor Yanukóvich, del prorruso Partido de las Regiones había suspendido la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio entre Ucrania y la Unión Europea.

Tropas ucranianas en Donbás. Foto: EFE

Tropas ucranianas en Donbás. Foto: EFE

Las protestas, iniciadas por estudiantes universitarios, llevaron al derrocamiento de Yanukóvich al frente de la presidencia. A partir de estos conflictos, la sociedad ucraniana se vio dividida: un 38% apoyaba la asociación con Rusia mientras que 37,8% se inclinaba por una asociación con Europa Occidental.

Asimismo, el mayor apoyo hacia una integración en la UE se encontraba en Kiev (75% de partidarios) y en el oeste de Ucrania (81%), pero los números eran totalmente diferentes en el centro de Ucrania (con un 56% de interés por sumarse a la UE), un 30% en el sur y en Crimea y tan solo 18% en el este del país y en la región de Donbás.

El conflicto de 2014 entre Rusia y Ucrania que acabó con la anexión de la Península de Crimea al territorio ruso, dejó un saldo de más de 14 mil muertos, según las cifras oficiales.

La situación hoy

Desde marzo, el Kremlin estuvo realizando ejercicios militares en Crimea y un despliegue de equipo militar pesado hacia la región de Donbás.

Según el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, Ucrania identificó “una acumulación de militares rusos” en la frontera norte entre su país y Rusia, y a lo largo de la frontera oriental y “también en la Crimea ocupada ilegalmente”. Informó Kuleba a la BBC.

Soldados ucranianos saludan al presidente Volodymyr Zelensky. Foto: EFE

Soldados ucranianos saludan al presidente Volodymyr Zelensky. Foto: EFE

Desde el mismo marzo, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) registró cientos de violaciones por parte de Rusia de alto el fuego, y tan solo en un día, el 26 de marzo pasado, se contabilizaron 493 de estas violaciones.

Los datos que se manejan actualmente responden a la presencia de al menos 4 mil militares rusos en las cercanías a las fronteras ucranianas. Y se sabe que muchas de esas tropas han sido enviadas allí desde la ciudad de Volgogrado, a poco más de 400 km de distancia, desde donde se envió la 56ª Brigada Aerotransportada, una de las fuerzas que Rusia usó en los conflictos de Afganistán y Chechenia.

Este jueves, un militar ucraniano murió, con lo que ya son 25 los soldados fallecidos en lo que va de año, según el Ministerio de Defensa. En 2020, Ucrania perdió 50 militares en la línea del frente, según la presidencia.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski se puso un uniforme militar y un chaleco antibalas y pasó revista este jueves a las tropas en las trincheras de la región de Lugansk, escenario de enfrentamientos recientes, según las imágenes y un comunicado difundidos por la presidencia ucraniana.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski pasó revista este jueves a las tropas. Foto: AFP

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski pasó revista este jueves a las tropas. Foto: AFP

Pero la información que se filtra de esta región es muchas veces “oscura”. El acceso a medios oficiales es muy limitado y lo que se conoce es a través de redes sociales.

Rusia no niega nada

A diferencia de otras oportunidades, el gobierno ruso no negó la movilización de tropas militares en esta zona.

Fue el propio portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien afirmó en una conferencia de prensa que Rusia tiene el derecho de mover “sus fuerzas armadas dentro de su territorio a su discreción”.

Pero enfatizó que esto “no debe preocupar a nadie y no supone una amenaza para nadie”. Aunque también se refirió a las “provocaciones fronterizas” que Ucrania está llevando a cabo con respecto a Rusia en esa zona.

Un soldado ucraniano mira con vinoculares hacia el lado ruso. Foto: AFP

Un soldado ucraniano mira con vinoculares hacia el lado ruso. Foto: AFP

Según expertos en el tema, lo que diferencia esta situación de sucesos anteriores es que los movimientos militares fueron acompañados por una campaña de comunicados y publicaciones en los que Rusia acusa a Ucrania y a Estados Unidos de preparar un “ataque” que podría afectar los intereses del Kremlin.

“Las acusaciones son totalmente falsas, pero sirven para crear un estado de opinión que sirva para justificar un potencial ataque”, opinó Anders Åslund, el investigador del Atlantic Council.

Un potencial ataque directo lo pondría Putin al riesgo de varias sanciones y un aislamiento internacional mayor. Es por eso que se baraja la posibilidad de considerar que estos solo son movimientos de tropas como “prueba de fuerza”, para medir la respuesta por parte del gobierno de Joe Biden y Europa.

En octubre Rusia celebrará elecciones a la Duma (el Parlamento) y en ellas el partido de Putin corre el riesgo de perder la mayoría, producto de la caída de la popularidad de él.

La utilización de un conflicto o una potencial guerra es una estrategia conocida de Putin para mejorar su imagen dentro de Rusia. Ya ha habido antecedentes  en Chechenia y en Georgia.

Redacción Clarín

ap

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta