Noticias Sociedad

Uno de “Los 12 Apóstoles” del motín de Sierra Chica brilla en YouTube: enseña a hacer empanadas y cuenta “anécdotas carcelarias”

El 30 de marzo de 1996 comenzó en la prisión de máxima seguridad de Sierra Chica el motín carcelario más sangriento de la historia argentina. El levantamiento, que duró ocho días, tuvo 17 rehenes y dejó ocho muertos, fue encabezado por “Los Doce Apóstoles”, una docena de presos que intentaron fugarse del lugar.

Las vidas de los integrantes de aquella banda tuvieron diferentes desenlaces: la gran mayoría consiguió la libertad y volvió a reincidir, otros nunca salieron de prisión, mientras que algunos fueron absueltos. Sin embargo, uno de ellos tuvo un final impensado.

Se trata de Ariel “Gitano” Acuña. De haber formado parte del motín hace 25 años, pasó a ser una estrella en las redes sociales. Allí genera publicaciones de diversa índole: responde preguntas de sus seguidores, tiene una sección llamada “anécdotas carcelarias” y realiza entrevistas con abogados y presos. El contenido de sus videos se viralizó en YouTube, Twitch e Instagram.

“La cárcel más picante en la que estuve y respondiendo preguntas”, “Anécdota de fuga”, “Hablamos de la libertad y hacemos empanadas de pollo”, “Las tres veces que me quisieron matar dentro de una cárcel” y “Fugas frustradas” son algunos de los títulos que aparecen en su canal de YouTube, que acumula más de 13 mil suscriptores y supera el millón de reproducciones en total.

Entre los más de 80 videos, hay uno en el que enseña a hacer empanadas. Resulta inevitable trazar un paralelismo con la canibalesca situación que ocurrió en el motín de la Semana Santa de 1996, cuando, luego de una batalla interna, la facción de presos que resultó vencedora hizo empanadas rellenas con la carne de las víctimas

Final. Brandán Juárez, líder del motín de Sierra Chica, dejó el penal encorvado, casi sin poder caminar. Lo habían sedado con pastillas. (Archivo Clarín).

Final. Brandán Juárez, líder del motín de Sierra Chica, dejó el penal encorvado, casi sin poder caminar. Lo habían sedado con pastillas. (Archivo Clarín).

En la descripción de su perfil, escribe los datos que cree relevantes: “Mi nombre es Ariel Acuña, conocido como Gitano Acuña. Soy juez y abogado de mi propia causa y soy un integrante de los 12 apóstoles del motín de Sierra Chica. Hago videos en YouTube donde cuento la realidad carcelaria argentina”.

Lejos de vanagloriarse de su pasado, Acuña, que vive en Mar del Plata desde que consiguió su libertad desde 2005, expresa su arrepentimiento en reiteradas ocasiones: “Perdí mucho, y eso es irremediable. Por eso les pido a los más jóvenes que no delincan. Si no, van a terminar muertos o masticando reja. O van a perder una vida adentro como yo, lastimando a la familia, que es lo más sagrado. Pido perdón por mis errores, a la sociedad y a las víctimas”.

“Fui un estúpido y perdí una vida. No voy a llorar por los rincones, pero es la verdad. Les pido a los jóvenes que estudien y trabajen. El apoyo más grande es de nuestra familia. A la gente mayor le pido que no afloje en estos duros momentos. Cuiden a los suyos. Nuestros parientes sufrieron por nosotros. Piensen en eso. Yo quiero demostrar que cambié. Hoy veo un video de un pibe en la cárcel jugando con dos facas y me preocupa eso. No es la salida meterse un fierro en la cintura para salir a chorear”, sostiene en otro de sus videos.

Fuente: Clarín

Dejá una respuesta